Sociopolítica

Análisis Histórico – Político de la Construcción de un Canal en el Nuevo Mundo

Vasco Núñez de Balboa descubriendo el Mar del Sur (Océano Pacifico).

 

Dr. Belisario Rodríguez Garibaldo 

Abogado, Sociólogo, Periodista, Analista Político, Profesor y Escritor.

Miembro del Partido Revolucionario Democrático – PRD (Panamá) 

E-mail: [email protected] 

Web: http://www.pa/secciones/escritores/rodriguez_belisario.html

  

INTRODUCCIÓN

 

El presente trabajo es parte de nuestro compromiso para la realización de un ensayo, que con recursos  y estilos propios tratamos de realizar, y que siendo modesto no deja de ser de nuestra propia originalidad.

 

El buscar bibliografía y documentarnos, además de colocar las citas necesarias que consideramos recalcan partes importantes que merecen mención, mas que una tarea fue un compromiso con nosotros mismos.

 

Agregamos que al conocer esta parte de la historia Americana e Universal, ayudan a ahondar nuestra cultura general.  

 

EL NACIMIENTO DE LAS NACIONES

 

Dentro del proceso de consolidación de los Estados europeos, que se inicia a partir de la edad media y se desarrolla con el período absolutista monárquico, período este que logra su auge gracias al incremento de las ciudades y del comercio, pues “los reyes empiezan a recaudar impuestos a mercaderes y artesanos”[1], es que se inicia la necesidad de acumulación de riquezas, que lleva a la unión, y en algunos momentos históricos a conflictos entre las potencias.

 

Durante algunos años España sufrió como la mayor parte de Europa guerras civiles.  Se logra la unidad Española gracias al matrimonio entre Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, conocidos también como los Reyes Católicos, y son ellos los que al conquistar Granada logran expulsar a los musulmanes.

 

LA LLEGADA A AMÉRICA POR LOS EUROPEOS

 

Primero queremos recalcar que son muchos los historiadores que consideran que los primeros Europeos en llegar a América fueron los Escandinavos, pues  “Erick el rojo príncipe Noruego descubrió Islandia y Groenlandia… y su hijo exploró las costas de la península del Labrador en Canadá”[2].

 

Sin embargo Cristóbal Colón, formado como navegante en la escuela de Sagres en Portugal, y de origen Genovés, considero a través de cálculos matemáticos, que la mejor ruta para llegar Asia era cruzando el océano, a través del oeste.   Posteriormente se descubrió que estos cálculos eran errados pues el océano era más grande de lo que Colón supuso.

 

Sin embargo, a partir de la consolidación de las naciones Europeas, y la consecuente necesidad de su acumulación de riquezas, fueron muchas las exploraciones realizadas, como la de los portugueses, que circunnavegan África y llegan a Asia, con la cual comercian.  Todo esto desarrolla la navegación con descubrimientos de inventos como la brújula, importada de China.

 

Lograda la unidad de España, Colón recurrió a los Reyes Católicos, para que aquellos sufragarán su proyecto de navegar al oeste y descubrir una ruta hacia Catay, para la mayor gloria de España.  Parte Colón del puerto de Palos el 3 de agosto de 1492 con una tripulación de 120 hombres y con 3 carabelas.

 

Desesperanzados sus hombres, avistan tierra firme el 12 de octubre de 1992; desembarcaron en la isla Guanahaní, que Colón llama San Salvador. El 24 de octubre encallan en Haití y construyen el fuerte Navidad y en este primer viaje se descubre las Bahamas, Cuba y La Española.  En tres viajes posteriores Colon completa el descubrimiento de Centroamérica, las Antillas y la costa de Venezuela.

 

LA COLONIZACIÓN

 

Después de los descubrimientos, las naciones Europeas empezaron a consolidar su poder en América, “ya sea para tener colonias, utilizar sus recursos o comerciar, por lo que la rivalidad entre las potencias era mucha”[3].

 

Los portugueses tenían territorios en África y comerciaban con Asia y además poseían Brasil gracias al tratado de Tordesillas, aprobado por el Papa Alejandro VI.  Los ingleses establecieron una colonia en Virginia y luego se expandieron por la costa atlántica de lo que hoy día es Estados Unidos, además de establecerse en algunas islas del Caribe.  Además Francia se sitúa en lo que hoy día es Canadá y en algunas islas del Caribe;  también tenían posesiones en África y la India. Los holandeses tenían posesiones en Asia y en África, y en América se sitúan en islas del Caribe como Curazao y en lo que hoy es la Guyana Holandesa.

 

Con toda esta expansión y desarrollo del comercio  surge el  llamado mercantilismo, que fue “la forma mediante la cual se logra la acumulación originaria de riquezas por parte Europa, en detrimento de los pueblos colonizados, esclavizados o exterminados, siendo la América, el primer Holocausto de la humanidad”[4].

 

ORIGENES HISTORICOS DE UN CANAL

 

Posteriormente ascendió al trono de España el Nieto  de los reyes Católicos el emperador Carlos V, “el hombre más poderoso del siglo XVI, heredero de España, el Sacro Imperio Romano-Germánico, parte de Italia, la América Hispana, las Filipinas y parte de África”[5].

 

Debemos agregar, retrocediendo un poco históricamente, que cuando Colon llego a tierra firme en Venezuela, impulsó a otro navegante como lo fue Rodrigo de Bastidas a internarse navegando, por lo cual bordeo el golfo de Uraba y llego a Punta Manzanillo, que le llamo Nombre de Dios.

 

Posteriormente Colón llego a la Bahía del Almirante, pasando por la laguna de Chiriqui y el litoral de Veraguas.  En el inicio del descubrimiento de tierra firme la Corona dividió el territorio tomando como referencia el Golfo de Uraba: al oeste Castilla del Oro y al este Nueva Andalucía.

 

Sin embargo debemos aclarar que originalmente lo que la corona española estaba buscando al sufragar el proyecto de Colón, era una ruta que los llevara a Asia.  Cristóbal Colón, el gran Almirante murió convencido que habían llegado a las Indias, y que más allá hallarían a Catay y el resto de Asia.

 

Pero faltaba el gran hallazgo que efectuaría Vasco Núñez De Balboa, entonces gobernador de Castilla del Oro, en 1513, cuando atravesó el istmo en medio de grandes dificultades, y el 29 de septiembre divisó el Océano Pacífico, a la altura del Golfo de San Miguel, del cual tomo posesión en nombre del Rey de España.

 

El Descubridor del Océano Pacífico aspiraba a asumir posesión por lo cual debía notificar al Rey Fernando su descubrimiento “mandando una carta que lamentablemente para él, llego tarde, pues ya la corona había mandado un nuevo Gobernador: Pedrarias de Ávila”[6], personaje este con el que disputaría Vasco Núñez hasta su muerte en manos de Pedrarias quien lo mando a decapitar en Acla.  

 

Esta parte es importante aclararla, pues nos hace entender los primeros choque de la corona con los colonos sobre la jurisdicción de las tierras, choque estos que se prolongarían y acentuarían durante toda la colonización y conquista de América, “donde el catolicismo y el absolutismo aristocrático español chocaría con la iniciativa personal y el espíritu aventurero de los colonos y conquistadores”[7]. 

 

Pero cuando Carlos V fue coronado Emperador de España, como decíamos anteriormente, tomo interés inmediatamente por los asuntos de encontrar un estrecho que condujera a Asia, “por lo cual ordeno a los gobernadores efectuar estudios minuciosos de bahías y ríos, para encontrar un vínculo de unión entre los mares”[8]. Tratando de seguir la orden del Emperador Carlos V, el  conquistador Hernán Cortés quien había conquistado Tehuantepec descubrió que por este istmo había la posibilidad de lograr la ruta a través del río Coatzacoalcos. Posteriormente Gil González Dávila tratando de seguir la ruta llevada por Balboa, llego mas adelante y encallo en el Golfo de Fonseca y descubrió el lago de Nicaragua y después de conquistar a los aborígenes fundo la ciudad de Granada, estableciendo Pedrarias, inmediatamente su jurisdicción, pues tal era el papel que le había asignado la corona: poner orden en las colonias.

 

En 1525 se descubrió que el lago de Nicaragua estaba unido con el mar Caribe, más no con el Pacífico, haciendo que Pedrarias mandara al explorador Martín Estete para que examinara la posibilidad de una ruta por el Lago de Nicaragua.  Entre 1520 y 1528 los navegantes Saavedra y Galvao sugirieron al Emperador Carlos V “la posibilidad de abrir un canal que uniera ambos océanos a través de Panamá o Darién utilizando la vertiente del río Atrato” [9].

 

Posteriormente Antonio de Gama recorrió el río Chagres y este reconocimiento ayudó a la idea anteriormente descrita.  El Regidor de Panamá, Pascual de Andagoya  escribió diciendo que no había dinero en el mundo para realizar dicha obra.  Sin embargo el historiador español, Francisco López de Gómara consideraba que una canal era posible, ya sea en Panamá, Darién, Nicaragua o Tehuantepec, admitiendo elocuentemente: “Sierras son, pero manos hay.  Dadme quien lo quiera hacer, que hacerse puede; no falte ánimo, que no faltara dinero, y las Indias donde se ha de hacer, lo dan.  Para la contratación de la especería, para la riqueza de las Indias y para un Rey de Castilla poco es imposible” [10]. 

 

Mientras tanto, al norte de México, la búsqueda del estrecho seguía con fervor, pero allá los españoles estaban en competencia de conquista con marinos ingleses, franceses, portugueses y holandeses, y podemos citar que “la rivalidad de España y sus contendientes nacieron de la envidia y el recelo que surgía por parte del resto de las potencias, para con un Imperio que iba ensanchando sus fronteras ultramarinas y sus riquezas” [11].

 

Al Abdicar Carlos V en 1555, su hijo Felipe II trata de continuar la política de abrir una vía interoceánica.  El Rey Felipe II llamó a los ingenieros flamencos para que realizaran un informe de la posibilidad de la vía, que resulto favorable, pero el Consejo de Indias se opuso porque ponía en riesgo la soberanía Española sobre las nuevas tierras.

 

Entre el análisis del amplio libro de investigación histórica escrito por Gerstle Mack[12] en “La Tierra Divida” podemos caer en cuenta cuales son las razones por la cual el Consejo de Indias aduce lo anteriormente descrito, era por lo siguiente:

 

1- El papel que jugaban los filibusteros, que como Francis Drake, John Hawkins y Henry Morgan, sacudían el comercio de la metrópoli Española con las colonias.

 

2- El aval que algunas potencias ofrecían a los piratas, y las posesiones de las otras potencias se ampliaba en el nuevo mundo, y navegaban cerca de la ruta transoceánica que se pretendía erigir.

 

3- El peligro que significara una construcción de esa magnitud para la estabilidad de las colonias, y el desempeño de los colonos al ordenarles colaborar.  Además la mano de obra indiana todavía no era dócil, que siendo irredenta, inicio diferentes rebeliones contra los colonos.

 

 

Debemos agregar que el descubrimiento de las nuevas rutas comerciales finaliza con el monopolio económico de las ciudades italianas que anteriormente controlaban el comercio y el tráfico marítimo en el mediterráneo.  El intercambio comercial producto de las nuevas rutas y las riquezas producidas del saqueo del Nuevo Mundo permite subir la calidad de vida tanto de los nobles y aristócratas, como de los mercaderes y comerciantes, así mismo de los colonos.

 

Debemos agrega que en cuanto a la construcción de un canal en el nuevo mundo concluyó en esa etapa de la historia con la opinión desfavorable del Rey Felipe, quien decía “aquello que lo une Dios, el hombre no debía dividirlo”.  Algunos historiadores consideran que fue la religiosidad extrema católica y la mente estrecha de Felipe II lo que llevo a la ruina al Imperio Español, en la competencia con Francia, Holanda e Inglaterra.  Sin embargo la idea del proyecto de un canal en el nuevo mundo perduró por los siglos, hasta su construcción del Canal de Panamá, por los Estados Unidos de América, y todas las naciones que colaboraron, principalmente la panameña.


[1] Suplemento “Aprendamos de…”, nº 11, pág 3, Diario La Prensa. [2] Idem, pág 15. [3] Idem, pág 22. [4] Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina, Cap 1, pág 12. [5] Platt-Drummond-Colorado, Nuestro Mundo a través de las Edades, Cap 10, Pág 260. [6] Gerstle Mack, La Tierra Dividida, Cap 1,  pág  20. [7] Suplemento “Aprendamos de…”, nº 11, pág 22, Diario La Prensa. [8] Maurice Duval, Cádiz a Catay, Cap 1, pág 4. [9] “Orígenes Históricos del Canal de Panamá” Roy Alonso; “EPOCAS”, nº 4, abril-1996, Diario La Prensa. [10] Francisco López de Gómara, Historia de las Indias, citado por Maurice Duval, Cádiz a Catay, pág 7. [11] Moisés Chong, Historia de Panamá, Cap 12, pág 69.  [12] Gerstle Mack, La Tierra Dividida, 3º Edición, Editorial Universitaria.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.