Sociopolítica

David Monreal, candidato a la Gobernación de Zacatecas, define sus prioridades

En un restaurante de la Ciudad de Downey, convocados por el presidente de la Federación de Clubes Zacatecanos del Condado de Orange, Carlos Sifuentes, y ante una audiencia de invitados especiales, incluyendo al Lic. Al Amezcua y otros presidentes de clubes zacatecanos de Orange County y Los Angeles, el candidato a la Gobernación del Estado de Zacatecas, David Monreal, fue el orador y el centro de atención de sus connacionales residentes.

En su gira de dos días por el Sur de California, David Monrea Avila anunció que su «Campaña ciudadana», con el Partido del Trabajo representa «un proyecto político y de desarrollo» para Zacatecas y que ya cuenta con el 77% del apoyo popular, seguido del PRI, con el 44% de la simpatía. En su intensa jornada de 70 días de campaña, Monreal es uno de los pocos candidatos que visita a California y se pone en contacto y debate con su gente. Dice que lo que cuenta son las personas, no los partidos.

Monreal proviene de una familia política de 14 hermanos. Casado, con seis hijos, indica que una lista nominal de 1,100,000 votantes, se espera un índice de participación de 600,000 personas, de la que Fresnillo dará 70,000 votos y que, siendo que «hay que intensificar el vínculo con el hermano migrante», él viene a California. Explica su programa porque hay 800,000 zacatecanos en los EE.UU., principalmente, en California y de ellos muchos tienen credencial electoral y deben aprovechar una iniciativa de representación que su familia y él han logrado para la comunidad migrante. «Uno de esos espacios está en la Cámara Estatal de Diputados. Es una obligación de ley que allí esté un diputado inmigrante. También, aunque la ley dispone que sea voluntario, los 58 municipios de Zacatecas permiten diputados migrantes. Sólo 7 municipios se han interesado. Como candidato, pienso que el inmigrante zacatecano en California debe participar para que
sirva al vínculo de comunicacion y que trabaje, no sólo por un puesto, sino por los desafíos que tenemos y para enriquecer el interés de una relacion provechosa con el gobierno del Estado».

Al discutir cuáles son sus prioridades dijo: «Mi prioridad fundamental es la seguridad. Un estado en desequilibrio e inseguro conlleva a la pérdida de valores, del poder adquisitiva, el abandono del campo que se ha visto en los ultimos años. Cuando se regresa la paz y traquilidad a un estado, todo mejora y se regresa a la vocación del Estado, que es la agricultura y la ganadería».

El candidato fue el presidente del Municipio más importante de su Estado (Fresnillo) y señaló que, entre las muchas razones, para lanzar su candidatura a gobernador están que: «como todos ustedes, tengo un especial cariño por nuestra tierra y sé de la necesidad real que hay de que a Zacatecas la hagamos producir y que la transformemos», «que le regresemos su vocación y su verdasd, la agricultura y la ganadería», lo que significa «poner a disposición de ustedes los recursos que habremos de destinar a la transformación».

Al considerar la crisis económica que desde 2009, los inmigrantes han vivido (crisis que ha hecho que muchos inmigrantes zacatecanos pierdan sus casas), reflexiona que «aún más triste que en los EE.UU., se les haya venido el mundo encima, es que vean que han perdido lo que tienen aquí, después de muchos años de sacrificios, pero que tampoco tienen nada allá, en su México; no tienen una razón de regresar». No obstante, él visualiza que si tienen la experiencia, la capacitación, el conocimiento de haber vivido y progresado aquí, «Zacatecas puede aprovechar esa experiencia, el conocimento, el ahorro y la intención y, sin mucha burocracia, de un modo más directo, pronto y eficaz, proveer opciones».

El candidato zacatecano habló sobre dos modos de lograrlo. Uno son los «proyectos comunitarios» que ya han sido implementados por las comunidades migrantes. De éstos hizo la observación siguiente: «En los gobiernos ha faltado el compromiso que les corresponde; pero, la gente que se vino para acá, a California y los EE.UU. se motivó con crear proyectos comunitarios; sólo que los gobernantes se los endosó a los inmigrantes para que hagan lo que a los mismos gobernantes les corersponde hacer, viendo que el pueblo por noble no investiga, si hay o no hay los recursos».

Es por ésto que David Monreal propone, en adición, lo que llama «proyectos productivos personales», o proyectos comunales de familia. Se dispuso a disposición futufra en distintos foros y reuniones para hablar concretamente sobre montos (desde los $20,000 pesos a $2 o $3 millones de pesos por «proyectos proyectivos») en áreas tan diversas como industralización del campo, tecnificación, refaccionarias, comercalización y otras, y de espacios de representación municipal, en que los inversonistas como inmigrantes, «no tengan que vivir en Zacatecas», pero tengan «garantía serias y legales», para que el gobierno les provea el apoyo. «Esto no en el tapado, en el oscurantismo, o el privilegio; sino desde sus municipos de orígenes». Agregó que «no se ha aprovechado en su dimensión la legilación municipal y electoral y es hora que se haga en su beneficio».

«Sólo por su condición de inmigrantes ustedes tienen ese derecho de representación», aseguró, diciendo que esa fue una iniciativa logrado durante su cargo en el gobierno. «Lo que yo he visto, por influencia de ustedes, en el sur de Zacatecas, plantea esperanzas enormes y a ésto hay que sumar los compromisos del gobierno en temas de seguridad, empleo, salud y educación; ustedes saben de la autoridad que tienen en la gente que se quedó alla, de la gratitud y el cariño que inspiran por el trabajo que ustedes están realizando y por esos son claves en mi compromiso personal».

A quienes piensan, por apatía que «está duro allá» en México, David Monreal les dice: «Hay una necidad real de que se les ofrezca a los jóvenes un espacio laboral. Empleo es una prioridad. A nuestras mujeres se les llevó a un debate de igualdad en el asunto de género, pero no se les dio un espacio laboral formal en la institución, en el burocracia ni la administración. Y ellas son las cabezas de familia y son trabajadoras que ven a sus hijos marcharse. A veces son mujeres solas».

El 90% de los inmigrantes zacatecanos es de origen campesinos. De ahí la importancia de integrarlos. El cree que puede hacerlo desde un partido nuevo y pequeño; pero en el que tiene muchas esperanzas. David Monreal confía en su experiencia. «Vengo de una familia política que no hemos permitido ser atrapados por los partidos. Lo digo con mucha seguridad y certidumbre… De una década para acá, los partidos han dejado mucho que desear a la sociedad, a los sectores productivos, que los tiene muy mal calificados… El PRI nos cerró la puerta y nos unimos al PRD. En 2007, cuando éste cerró la puerta, después que mi hermano fue Gobernador, nos fuimos al Partido del Trabajo. Hay muchos pactos violados y vamos a reintegrar a los zacatecanos migrantes… y es importante que los políticos vengan acá. Deben ampliar o mejorar la politica públlica y ver esta necesidad de vinculo, debatir con los zacatecanos de este otro lado. A mí no me asusta debatir
ni hacer compromisos».

Su compromiso concreto con las federaciones zacatecanos lo hizo claro en su reunión en Downey: «Transparentaré los recursos de las federaciones. Apoyar sus proyectos. No razon para que se niegue el aporte del gobierno. Lo que haya funcionado hay que seguirlo; lo que no, cambiarlo».

El padre de David Monreal fue presidente de la Asociación de Agropecuarios por 13 años; su hermano Ricardo Monreal fue gobernador hace 6 años y una hermana fue diputada federal. «Creemos que el zacatecano tiene nobleza, mucho corazón y, si bien sabe reir, es capaz de hacer reflexión profunda». Davis es padre de seis hijos y se siente confiador en ganar las próximas elecciones como Gobernador de Zacatecas.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario