Sociopolítica

El actual régimen “democrático” es heredero del franquismo

El actual régimen “de libertades”, el “estado de derecho”, la Constitución que “nos dimos todas y todos”, provienen de eso que llaman “modélica transición de la dictadura a la democracia”, transición (política de consenso, reconciliación nacional, ”libertad sin ira”) gestada y parida en 1977 (aunque ya diseñada con anterioridad, en vida del dictador) y  adornada de constitucionalidad en 1978 por unas Cortes Generales que no poseían legitimidad para abordar tal labor. Sabido es que lo que sale torcido, difícil es de enderezar y acaba muriendo deforme.

El actual régimen electoral también comenzó a dar sus primeros pasos de forma viciada. Las cuotas de poder, los diversos territorios parlamentarios se repartieron como si de una apetitosa herencia se tratara, una herencia pacientemente ansiada y que nunca llegaba, y de la que todos deseaban participar en algún grado. Se procuró que todos los que por entonces se jactaban de ser más demócratas que nadie, quedase fuera del reparto,…

Las elecciones de 1977 ya definieron el mapa partitocrático del futuro. Es importante señalar que la mayor parte de las siglas, que concurrieron a las mencionadas elecciones eran un gazpacho de expertos escaladores, a los que caracterizaba las mismas afinidades y pecados, lastre que todos procuraron disimular. El PSOE y el PCE, por ejemplo camuflaron su trayectoria antidemocrática. Y todos, salvo honrosas excepciones se travistieron de un antifranquismo de paripé en el que muchos aún continúan instalados. Pero los pecados de adolescencia y de juventud, los hábitos adquiridos en el pasado siguen condicionando el presente y –posiblemente- el futuro.

Es sabido por quienes están medianamente bien informados que Franco intentó instaurar una “dictablanda”, a la manera del General Primo de Rivera en los años veinte del siglo pasado. Franco dejó todo “atado y bien atado”, consiguió encontrar una salida airosa a su régimen, que con toda una serie de “arreglos” derivaría hacia la legitimación de la monarquía parlamentaria. No se olvide que la decisión de que tras su muerte su régimen se transformara en una monarquía, ya había sido tomada por Franco nada menos que en 1946 con la Ley de Sucesión, aprobada en referéndum…

El General Franco tenía el pleno convencimiento de que la nueva sociedad que su régimen había creado, soportaría sin traumas una transición controlada. “El Caudillo” contaba como aliado con las clases medias, que ya por entonces (al final del régimen) eran mayoría en la sociedad española, amplia mayoría que gozaba de una situación bastante acomodada, bienestar al que no iban a renunciar de ningún modo… Justamente eso es lo que buscaba Primo de Rivera: ampliar las clases medias y conseguir un país más estable. Pero no lo logró, a pesar de sus indudables avances económico-sociales. No tuvo tiempo suficiente y una “ideología” en la que basarse… El verdadero protagonista de la llamada transición fue esa clase media y no el rey ni Adolfo Suárez, los cuales supieron sacar buen provecho del “franquismo sociológico”.

La Ley de Reforma Política siguió los pasos previstos en las Leyes Fundamentales del Movimiento. Las Cortes del régimen franquista siguieron al pie de la letra el plan diseñado por Franco. La clase medida, la del “franquismo sociológico”, acepaba el aparente “cambio de régimen” si a cambio se le garantizaban paz y seguridad. Quienes no han hecho un acto de desmemoria, recordarán que para la generalidad de los españoles la voluntad de Franco era la reinstauración de la monarquía, deseo varias veces repetido en su claro y conciso testamento político. Una Monarquía Parlamentaria, o “república coronada”, cuya estabilidad respaldaban, además, los Estados Unidos de Norteamérica y del Club de Bilderberg- “los amos del mundo”- (La Conferencia Bilderberg es una conferencia anual a la que solo se puede acudir mediante invitación, cerca de 130 invitados. Entre los asistentes de Bilderberg se encuentran banqueros, expertos de defensa, dueños de la prensa y los medios de comunicación, ministros de gobierno, primeros ministros, realeza, financieros internacionales y líderes políticos de Europa y América)

Lo que hasta ahora he contado, desbarata la reiterada falsedad de que las Cortes franquistas se suicidaron al aprobar la Ley de Reforma Política. No está de más echarle un vistazo al juramento de Juan Carlos I al ser proclamado Rey de España, como sucesor del Jefe del Estado, Francisco Franco; sus posteriores manifestaciones, y las de algunos políticos franquistas aún entonces influyentes, son claramente demostrativas de por donde iban los tiros; todo en la dirección anticipada por El Caudillo.

Los partidos que aparentemente surgieron por “generación espontánea”, tras la publicación y puesta en marcha de la Ley de Reforma Política fueron (excepto el Partido Comunista que fue legalizado a prisa y corriendo) una réplica de las sensibilidades ideológicas que convivían-sobrevivían dentro del Movimiento Nacional. Por supuesto, el PSOE también. Durante los cuarenta años del régimen de Franco el socialismo casi no existió; motivo por el cual el propio sistema hubo de inventarlo, ya que su deseo era poder homologarlo posteriormente, en un régimen de democracia partitocrática. El franquismo puso en marcha el “socialismo del interior”, que acabó liderando Felipe González. Es más, si hurgamos un poco, hasta en Izquierda Unida encontraríamos rastros sorprendentes….

No deja de ser “chocante” que siendo la partitocracia y los partidos un producto de la Dictadura, el antifranquismo fuera desde entonces uno de los principales recursos dialécticos, de igual modo que en la Segunda República se recurría con frecuencia al antiprimoriverismo, pese a que el PSOE colaboró estrechamente con la Dictadura, así como tantos promotores del republicanismo. Para explicar esto, solo se me ocurren dos interpretaciones: la necesidad de correr un tupido velo respecto del pasado, lo cual es muy frecuente en los conversos (y la urgencia de convencer a todos de que se es “cristiano viejo”); y la falta de proyecto para construir un sistema político que pudiera ser perdurable y acorde con las necesidades reales de la sociedad española, y sin perder de vista la problemática en la que el mundo está inmersa en aquellos momentos…

Tales carencias han hecho menguar a la militancia de los partidos políticos hasta tal extremo que inevitablemente han sido condenados a vivir de las ubres del Estado y de los “impuestos” de los grupos de presión y financieros; y como era de esperar, la “ciudadanía” se limita periódicamente a cumplir con el ritual electoral con una cada vez mayor tasa de abstención (que a algunos parece no preocupar)

¡Y un día llegó un tal Rodríguez Zapatero por accidente!

El análisis de su actuación durante estos seis últimos años pone la carne gallina. Su gobierno, aparte de abrir debates en falso y de crearle más y más problemas a la sociedad de los que ya había, se dedica principalmente a destruir en vez de construir. La situación (pese a que sus aduladores, voceros y trovadores traten de convencernos de lo contrario) no puede ser más insensata y caótica, e irremediablemente acerca cada vez más a España al precipicio; sin que el Partido Popular- ni nadie- influido por el miedo a ser tildado de franquista y de derechas (caso de estos últimos días en Andalucía con el partido del Sr. Arenas) se decida a poner en marcha un proyecto para desalojar a Rodríguez y su pandilla, como cada día que pasa desea un mayor número de españoles…

Carlos Aurelio Caldito Aunión.

Badajoz

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario