Sociopolítica

LA DIVINIDAD

La Divinidad no es un Dios, porque no es una persona imaginaria, sobrehumana, sobrenatural, todopoderosa y creadora.

La Divinidad es la cualidad esencial que determina el carácter divino de cualquier objeto de la realidad.

La divinidad se puede conocer directamente por medio de nuestros sentidos  en  el conjunto de propiedades, fenómenos y procesos con los que se manifiesta y además indirectamente a través de sus  rasgos esenciales y determinantes,  por medio del pensamiento racional, que se desarrolla a partir del conocimiento sensorial.

La Naturaleza es divina

Por ser su propia causa y el primer principio de todo cuanto existe.

Por ser omnímoda, eterna e infinita.

Por ser completa en si misma y perfecta en cada momento.

Por la Majestad, la Verdad y la Sabiduría así como la Justicia, las Riquezas  y la Energía que atesora.

Por el inmenso e inexorable poder de sus Leyes y su maravillosa existencia material.

Por la fascinante belleza de todas sus creaciones incluyendo la vida y las diferentes especies.

Por la armónica disposición y eterno movimiento de todo lo que en ella se encuentra.

Por el asombroso orden, exactitud y cronología de todo lo que en ella ocurre.

Por hacerse realidad ontológica en todos los seres que pueblan el universo.

La naturaleza humana es divina.

Por las exclusivas y superiores necesidades así como los más puros  sentimientos con que ellas se expresan.

Por la extraordinaria capacidad que posee de conocer la realidad y de actuar sobre ella

Por devenir en la conciencia de cada individuo como una persona inefable de la cual no puede apartarse, que le impone códigos de conducta, le aprueba o desaprueba, premia o sanciona, todo lo que siente, piensa, dice y hace y como un ser numinoso que le inspira: ideales, valores, deberes, derechos y virtudes.

Rindámosle culto a la Naturaleza por ser divina así como homenaje de gratitud, porque de ella procedemos y estamos hechos; porque de ella obtenemos todo lo indispensable para vivir y porque ella, inevitablemente, habrá de acogernos, al término de nuestros días.

Rindámosle culto también a todos los que desarrollaron y perfeccionaron por si mismos, su naturaleza divina y alcanzaron por ello la condición de paradigma, digno de admiración e imitación y después de su muerte, de veneración eterna-

Rindámosle homenaje de gratitud a todos los que inspirados por su propia naturaleza divina nos dieron amor y cuidados y lucharon por una sociedad y un mundo mejor para todos aquí y ahora.

Rindámosle también homenaje de gratitud a nuestra propia naturaleza divina, por su permanente asistencia, en el proyecto de disfrutar una vida virtuosa y plena de felicidad.


Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.