Ciencia

El lenguaje académico dificulta al alumnado el aprendizaje sobre ciencia

Un equipo científico de la Universidad de Harvard (EE UU) y del Instituto SERP (Boston, EE UU) señala la dificultad para entender textos científicos por parte del alumnado de secundaria que lee de forma fluida inglés. El trabajo aparece en el último número de la revista Science, que esta semana se centra en el ámbito de la educación, y hace hincapié en la necesidad de enseñar el lenguaje académico para aprender ciencia y otras materias.

“Con un poco de orientación, el profesorado puede ayudar a los y las estudiantes a aprender a leer y entender el complejo lenguaje de los textos científicos”, declara Catherine E. Snow, autora del artículo, profesora de la Facultad de Educación de la Universidad de Harvard y directora de investigación en Boston del Instituto Strategic Education Research Partnership (SERP, por sus siglas en inglés).

Según el estudio, que aparece publicado en el último número de la revista Science, el alumnado de Secundaria que lee de forma fluida inglés se da cuenta de que no entiende los textos científicos. “Es posible que sus profesores de ciencias no estén preparados para orientarlos en la lectura del lenguaje académico en el que se presenta la información científica”, afirma Snow.

Asimismo, el artículo apunta que el alumnado prefiere estudiar con textos de la web, en lugar de libros, donde tiene menos oportunidades para aprender este lenguaje. “Además de tener su propio vocabulario especializado, el lenguaje académico es más conciso al utilizar estructuras gramaticales complejas para expresar ideas complicadas con el menor número de palabras posible. Estas características se aprecian claramente en la redacción científica”, explica el artículo.

La experta estadounidense ha desarrollado dentro del Instituto SERP el programa Word Generation, que consiste en mostrar a los y las estudiantes de Secundaria palabras académicas de uso general insertadas en textos sobre temas interesantes. El programa proporciona materiales al profesorado de ciencias, matemáticas y sociales con el fin de abrir el campo del lenguaje académico a todas las materias y a toda la semana lectiva.

“El objetivo es que el alumnado sea capaz de leer el material académico por sí mismos, pero muchos necesitarán la ayuda de programas como Word Generation para conseguirlo”, puntualiza Snow.

“Se trata de un programa que les permite examinar las palabras, considerar sus diferentes formas, acceder a ellas en distintas áreas de contenido, determinar los diferentes significados de las palabras según el área de contenido y utilizar un vocabulario más sofisticado, todo ello con sus propios medios”, señala Andrew Bott, director del SERP.

Colaboración directa con el profesorado

Este programa ha fomentado la colaboración entre profesionales de la educación y profesionales destacados en materia de investigación y desarrollo (I+D). En este sentido, Snow ayuda al profesorado a resolver los problemas de aprendizaje diarios que surgen en las clases.

“Al contratar a profesionales destacados como Catherine Snow, el SERP ha puesto en valor el esfuerzo que supone la difícil y a menudo poco atractiva tarea de abordar los problemas cruciales del día a día académico”, indica Suzanne Donovan, directora ejecutiva del SERP.

Esta colaboración se está llevando a cabo en la actualidad en la escuela de Secundaria William B. Rogers de Boston (EE UU), centro que sirve de ejemplo para otras escuelas del distrito y alrededores. “Con Word Generation firmemente asentado en la práctica diaria, el profesorado enseña el lenguaje académico de forma sistemática en todo el currículo”, dice el estudio.

————————

Para más información o descargar el programa pincha aquí.

————————

Referencia bibliográfica:

Catherine E. Snow,Academic Language and the Challenge of Reading for Learning About Science”, Science, 23 de abril de 2010.

Fuente: SINC

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario