Economía

Situación de tensión en Alemania por la deuda griega

Ayudar a salir a Grecia del atolladero económico-estructural en el que se encuentra va a resultar muy caro y supondrá aumentar su deuda, de tal manera, que será casi imposible evitar que suceda un efecto de caida de bola de nieve.

El pasado viernes 23 de Abril el primer ministro Papandreu solicitó ayuda con Urgencia a los estados europeos de la zona euro para poder salir de la inminente bancarrota, en que su país se encuentra.

La toma de posición de Alemania frente a las ayudas a Grecia, sigue siendo, a día de hoy, muy discutida. La decisión, de acudir al rescate de Grecia, no está tomada todavía.

En el Frankfurter Allgemeine Zeitung, periódico conservador alemán de tirada nacional, se puede leer hoy en su primera página, que : “para la necesaria liquidación de deudas tienen que pagar ahora los acreedores de Grecia, es decir, los poseedores de los Títulos del Estado. A estos acreedores pertenecen bancos, aseguradoras, sociedades de fondos e inversionistas privados, establecidos predominantemente en Europa. Parece ser que los políticos se hacen todavía la ilusión de dejar salir indemnes a estos acreedores y en vez de a ellos, obligar a los contribuyentes europeos a verter inprevisibles cantidades de dinero en un barril griego sin fondo.”

A estas palabras se le suman otras, de un estilo, quizás no tan elevado, como las que dedicaba la portada del Bild Zeitung, periódico sensacionalista alemán, el sábado pasado refiriéndose a la deuda griega: “Ellos quieren nuestro dinero!”. Así pues, queda establecida de manera clara, la postura de los ciudadanos alemanes, que temen ser, en su papel como máximos contribuyentes neto de toda la zona euro, los que paguen la mayor parte del pato de la deuda griega.

Foto: van Mierlo

La postura de Alemania permanece en una situación de tensión. Por una parte, no puede declarar de manera abierta sus reticencias o negativas al rescate de Grecia, pues eso supondría una caída de los mercados, por miedo a que Grecia entrara en una situación total de impago.

Por otra parte, las próximas elecciones del 9 de mayo en el Estado de Renania Westfalia, un estado federado estratégicamente vital para cualquier partido que opte a la cancilleria, obligan, en cierta manera, a un lenguaje abierto, en el cual los políticos conservadores , que goviernan actualmente este estado, declaren su postura en contra del rescate a Grecia, por miedo a perder electorado.

De momento, no se ha dado una negativa explícita, pero el ministro de hacienda alemán, Wolfgang Schäuble, ya declaró ayer que el crédito a Grecia será abonado, en cuanto Grecia asegure para el año 2011/12 medidas de ahorro complementarias.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario