Economía

Los sindicatos de derecha (UGT y CCOO anuncian una huelga de funcionarios para el 2 de junio)

Ya no nos pueden engañar más, los sindicatos de este país son claramente de derechas, no de boquilla, ni por estatutos, pero sí por los hechos, por las acciones que toman a partir de las medidas del Gobierno, porque ellos dirán lo que quieran pero yo no me los creo, los sindicatos de este país, en concreto, UGT y CCOO son claramente de derechas.

Porque si fueran de izquierdas, como se supone que todo sindicato debe de ser, por definición, por esencia pura de la ayuda al trabajador, si fueran de izquierdas no hubieran permitido que España tuviera cuatro millones de desempleados sin tomar ninguna medida drástica, sin limitarse a verlas venir y hacerse foto tras foto, seguidas, claro está, de banquete de postín, con los dirigentes del Ejecutivo de Zapatero y con los responsables empresariales.

Porque si fueran de izquierdas hubieran parado la sangría de puestos de trabajo que hemos vivido en España facilitando el pacto social, en lugar de enrocarse en posiciones inasumibles ni para ellos mismos, porque si fueran de izquierdas se hubieran preocupado por los trabajadores.

Ahora el Gobierno ha planteado nueve medidas antidéficit, algunas de ellas erróneas, otras acertadas, y una de ellas es la reducción del sueldo de los funcionarios públicos, y ante esta medida los sindicatos sí han decidido reaccionar, y lo han hecho convocando una huelga de funcionarios para el 2 de junio.

La reducción salarial por parte de los funcionarios es de justicia social, para compensar su estabilidad laboral, una estabilidad que ningún otro trabajador posee. Un funcionario mantendrá su puesto de trabajo independientemente de la situación económica y recibirá su nómina puntualmente, por lo que es justo que se solidarice con el resto de trabajadores de la única forma que puede, reduciendo su salario.

Lo escandaloso es que ahora los sindicatos se lleven las manos a la cabeza ante esta medida, en lugar de entenderla como lo que es, como una medida justa y compensatoria para el resto de trabajadores, esos que no importaron a los sindicatos.

Los sindicatos españoles son de derechas, porque no se preocupan por el bienestar de los trabajadores que dicen defender, sino que se limitan a mantener el status quo laboral y empresarial, algo más propio del dejar las cosas como están de la derecha que del progreso social de la izquierda.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario