Economía

Reforma laboral light (Se filtran las intenciones del Gobierno con la reforma laboral)

Una vez más, otra vez, y ya he perdido la cuenta, el Gobierno deja pasar una oportunidad única para dar un golpe en la mesa y demostrar que le preocupa algo más que ganar las próximas elecciones y ofrece a la mesa de negociación del Diálogo Social una reforma laboral light, una reforma que no va a ningún lado.

Nada es oficial, todo es oficioso, lo ha destapado el grupo PRISA, los reyes de las filtraciones, y si hasta ahora han acertado siempre no tengo porqué dudar de ellos, así que tomaré por ciertas las filtraciones que han anunciado, y al analizarlas no me queda otra que llevarme las manos a la cabeza y suspirar por este Gobierno sin la suficiente enjundia como para gobernar en lugar de dejar las cosas pasar.

La supuesta medida estrella de la reforma laboral presentada por el Gobierno es reducir la indemnización por despido de 45 días a 37, pero no a los trabajadores, a los empresarios, porque los 8 días que se restan correrán a cargo del Estado, una medida de una incoherencia abismal.

En primer lugar, un ahorro de 8 días por año no es nada para los empresarios, es una reducción puramente demagógica que no hará cambiar de intenciones a ningún empresario ni incentivará ninguna contratación, simplemente servirá para contentar a los ignorantes.

Por otro lado, en una época en la que se está defendiendo la austeridad el Gobierno vuelve a regalar, de manera poco responsable, un dinero que no tiene. Con más de cuatro millones de desempleados y con el proceso de destrucción de empleo que se avecinará al acabar el verano, esta medida, si sale adelante, provocará un agujero aún mayor en las arcas públicas, unas arcas que, por otro lado, se están intentando sanear, en una incoherencia total.

En definitiva, una medida estrella, que nace estrellada y que no va a ayudar a nada, salvo a intentar salvar la huelga general, que parece ser el único objetivo de este gobierno.

Otras medidas son de menor calado, como penalizar la contratación temporal e incrementar los supuestos en los que se pueden aplicar los 33 días por año trabajado, así como evitar la decisión de los jueces a la hora de los despidos objetivos. Medidas que no servirán para nada, una nueva oportunidad perdida.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario