Ciencia

Sobre pensamiento y creencia (corolario I)

§

**

Pensar es el equivalente a una transformación lineal biyectiva, una aplicación sobre un subespacio determinado que es continuo en todo el conjunto de vectores que conforman su dominio; creer es el equivalente a una transformación lineal suprayectiva, una aplicación sobre un subespacio determinado donde se presentan discontinuidades en un conjunto discreto y finito de vectores que conforman su dominio.

El pensamiento no posee vectores que anulen su propia aplicación exceptuando el vector nulo; la creencia posee vectores que anulan la propia aplicación además del vector nulo.

El dominio del pensamiento tiene, para todos y cada vector-pensativo, una y sólo una imagen; el dominio de la creencia no tiene, para todos y cada vector-crédulo, una sola imagen, sino que hay elementos de su dominio que tienen más de una imagen y elementos de la imagen diferentes generados por un mismo elemento del dominio.

La diferencia principal entre pensar y creer es que la primera goza de la cualidad de ser inyectiva y suprayectiva, lo que le confiere un carácter de-uno-a-uno en su dominio respecto a la imagen. La segunda diferencia principal es el comportamiento asintótico de la creencia, sobre la cual su dominio presenta discontinuidades tanto discretas como funcionales.

A la base del comportamiento asintótico, la creencia tiene puntos de su dominio para los que: no existe un valor de la imagen, existe un valor de la imagen que no corresponde con su límite o tiene límites sobre su dominio que generan valores nulos o infinitos.

El factor del pensamiento es la continuidad, mientras que el de la creencia, respecto a sus discontinuidades, depende en gran medida de la tendencia a la que discurren sus valores del dominio carentes de una continuidad y convergencia absolutas respecto a la imagen.

Por lo tanto, pensar y creer son dos modalidades del ‘hacer’ notoriamente diferentes: una acción se fundamenta en la relación biunívoca entre sus vectores dominio e imagen, una creencia se fundamenta en la relación unívoca entre sus vectores dominio e imagen. En las discontinuidades de la creencia es donde surgen los valores que quedan fuera de la razón y la lógica del pensamiento: absurdos, continuidades no uniformes, nulidades e infinitos.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.