Economía

Unión Europea, medicamento para la crisis (Balance de la Presidencia española de la Unión Europea)

No voy a entrar en hacer leña del árbol caído y a utilizar la ironía y el sarcasmo para recordar aquellas desafortunadas palabras de Leire Pajín, pero mucho me temo que la Presidencia española ha pasado sin que nos hayamos dado cuenta, no se puede hacer ni un balance bueno, ni un balance malo, ha sido, simplemente, mediocre.

Hay que reconocer que la situación a la que nos enfrentábamos no alentaba grandes cambios en la Unión Europea, y que el contexto económico internacional obligaba a una Presidencia de perfil bajo, y en ello sí que ha acertado Zapatero, se ha olvidado de protagonismos personales y ha apostado por Europa.

Porque Europa, o para ser rigurosos, la Unión Europea, es el único medicamento válido para la crisis. La integración y no la desintegración es el mejor remedio para combatir la globalización, ya no hay hueco para los nacionalismos arcaricos de los que tanta gala hacemos en España, y en parte de la vieja Europa.

Es tiempo para que todos unamos nuestras fuerzas en una Unión Euopea más unida que nunca, es tiempo para que todos los Estados pierdan parte de su autonomía en favor de un Estado central de la Unión poderoso y elegido, de una vez por todas, democráticamente por los ciudadanos, es el momento, sin duda, para que los conceptos de naciones se limiten a las competiciones deportivas y el mundo se mueva al son de las uniones de naciones.

En esto, como en tantas otras cosas, el sector privado hace tiempo que tomó la delantera, hace tiempo que comprendió que el mundo se mueve en una dirección y la única forma de no quedarse fuera es dirigirse en esa dirección.

Una dirección que nos lleva a la globalización más absoluta, al conocimiento inmediato de cualquier noticia a nivel mundial, a la comunicación por encima de todas las cosas entre razas, culturas y pueblos, una dirección que nos lleva a que todo, absolutamente todo en nuestra vida sea supranacional.

Un momento para que los políticos de la Unión Europea dejen atrás sus pretensiones de poder y comprendan que todos creceremos juntos si cedemos nuestra autonomía en favor de un Gobierno supranacional. No podemos seguir manteniendo una Unión Económica sin Unión Política, en esta crisis lo hemos superado a duras penas, pero ¿conseguiremos salvarnos en la siguiente?

La solución es mirar hacia Europa, la solución es más Unión Europea.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.