DEN debate estado nación

0
77

En la víspera del debate, hablemos de reglamento. José Luis Francisco Herrero tiene somatotipo sanguíneo,  mirada de lince, sonrisa de avezado negociador, es amable en todo el momento con el interpelante y persistente  como el mimbre.  Es Secretario de Estado de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios y,  en virtud de su alto cargo,  se dirige al Presidente del Congreso de los Diputados, don José Bono Martínez, a la sazón, al amparo de lo reglamentado, solicitando un pleno extraordinario para el Debate del Estado de la Nación (DEN). Se la traigo a ustedes, porque la fórmula invita a la cortesía, sin olvidar que es un debate a lo que se reta. En estas próximas semanas examinaremos a España. En estas horas escucho ruidos vuvuzelenses, al fin y al cabo ruidos. “Basta ya: Unificación Nacional”, parece rezar una pancarta; en la pancarta contrapuesta han escrito “Basta ya, España no nos basta”. El ruido es pertinaz, como si hacer ruido fuera la meta.  El problema no es España ni su Constitución. España se constituye con justicia, paideia y epiqueya en espacio de ciudadanía española y universal; espacio de ciudadanía para que el género humano pudiera habitarlo, si cupiera, y sentirse en él  respetado.  El problema es cómo recorrer reglamentariamente  los caminos hacia la igualdad y hacia la libertad. Al tiempo lo mide un tic-tac, es breve, pues, y exige, en consecuencia,  decisiones siempre, por definición,  inestables y siempre justas, si han sido debatidas con la  palabra. Es también hora, más ahora que somos mundiales, pues somos al fin campeones mundiales del fútbol, de pensar que existe un mundo donde se muere de hambre y de sed, donde una mujer puede ser lapidada hasta la muerte o donde unos poderes políticos puedan usar indemnes lo público para adornar sus paraísos fiscales. La fórmula referida es:  De conformidad con lo dispuesto en los artículos 196 y 197 del Reglamento del Congreso de los Diputados, tengo el honor de acompañar al presente escrito la Comunicación del Gobierno por la que se solicita la celebración de un Debate de política general sobre el estado de la Nación. Asimismo, tengo el honor de solicitar, en nombre del Gobierno y al amparo de lo dispuesto en el artículo 61.2 del Reglamento de la Cámara, la celebración de una sesión extraordinaria del Pleno del Congreso de los Diputados, con la inclusión en el orden del día del debate solicitado por este escrito.  La platónica “La República” es obra poética  y  “Las Leyes” de Platón  lo es también,  sólo que ésta edita las reglas  de la versificación: un soneto es siempre un soneto, según el principio de identidad.