Un estanque maya en la selva tropical

0
55

Arqueólogos de la Universidad de Bonn (Alemania) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH, México) han descubierto dos enormes estanques, de alrededor de 100 m2, en la antigua ciudad maya de Uxul. Estos depósitos de agua denominados “aguadas” eran parecidos a las torres de agua que hoy en día sirven para almacenar el agua potable.

Desde 2009 arqueólogos mexicanos y alemanes están trazando y excavando de forma sistemática las antiguas murallas de la ciudad maya de Uxul. “Durante el proceso dimos con dos depósitos de agua de alrededor de 100 m2”, explica Iken Paap, directora del proyecto junto con el investigador Nikolai Grube y el arqueólogo mexicano Antonio Benavides Castillo.

El piso de este depósito de agua estaba cubierto de una capa de trizas de cerámica, cuidadosamente colocadas. “La combinación de esta capa con una capa superpuesta de piedras calizas, probablemente tuvo la función de detener el agua de este lago artificial”, explican los científicos.

Esta estructura se construyó aproximadamente hace 1.500 años y es el primer ejemplo de tal construcción en el área Maya. “Excavaciones futuras mostrarán si el piso entero de la aguada (que tuvo una profundidad de alrededor de 2 m) estaba construido laboriosamente”, apunta el trabajo.

Estanques del tamaño de diez piscinas olímpicas

“Las aguadas de Uxul tenían cada una la superficie de diez piscinas olímpicas. Tuvo que haber más lagos artificiales, ya que había que almacenar cantidades suficientes del preciado líquido para abastecer a una población de al menos de 2.000 habitantes durante los tres meses que dura la temporada de sequía”, declara la investigadora.

El término maya “uxul” significa en español “al final”. Karl Ruppert y John H. Denison de la Institución Carnegie de Washington la bautizaron así cuando descubrieron la ciudad en 1934. El nombre original de la ciudad aún no se conoce a día de hoy.

“Si Uxul estaba ‘en el fin del mundo’ en los años 30, no ha cambiado mucho desde entonces. Sólo se puede acceder a las ruinas por 120 km de pistas forestales a través de la Reserva de la Biosfera de Calakmul, lejos de cualquier asentamiento o carretera actual”, explica Paap.

Un pasado comercial floreciente

Lo que está cada vez más claro a medida que progresan los trabajos de excavación es que Uxul no estaba para nada “en el fin del mundo” o aislada en la jungla durante su apogeo en el período Clásico (250 – 900 d.C.).

La ciudad estaba ubicada en un área muy poblada entre las ciudades mayas de El Mirador al sur y Calakmul al noreste. Mantenía conexiones comerciales tan lejanas como con el sur de la actual Guatemala y la meseta central mexicana.

Los científicos de la Universidad de Bonn llegaron a la conclusión de que la ciudad estuvo poblada durante varias épocas de la cultura maya tras analizar la excavación y sus estratos de asentamiento. “Este año hemos podido excavar una secuencia de estratos situados a más de tres metros de profundidad y que abarca probablemente desde el período del Preclásico Tardío hasta el Postclásico”, explica Iken Paap.

“Durante esta primavera, por primera vez hemos encontrado tumbas que no han sido destruidas por ladrones de sepulturas en busca de cerámica y joyas de jade”, declara el investigador Nikolai Grube. “Esperamos que estos estudios y los que vengan acerca del sistema de distribución de agua potable y la historia de la vegetación nos proporcionen nuevos elementos para comprender el estilo de vida de la población de esta ciudad maya”.

——————–

Para más información:

http://www.uni-bonn.de/~mayaarch

Fuente: SINC