Sociopolítica

Encontrar el amor en la red es posible

Seguro que algunos de vosotros os habréis preguntado en alguna ocasión: ¿Es posible conocer el amor en la red? ¿Es posible enamorarse de otra persona a la que no se conoce directamente? La respuesta, contrastada al menos por mi parte, es que sí. No es un hecho que yo haya vivido en primera persona pero sí conozco casos muy cercanos de los que puedo hablar con certeza.

Como experta en filosofía, me gusta observar la realidad social, escuchar las experiencias de los demás y obtener diferentes puntos de  vista sobre una historia. Curiosamente, hace dos años, una de mis mejores amigas, conoció a un chico a través del chat con quien actualmente está casada. Pues bien, ayer por la noche, en una cena de amigos, conocí un relato similar.

Seguro que vosotros mismos, si miráis a vuestro alrededor conoceréis casos positivos de relaciones de amor o  amistad que han prosperado gracias a un primer encuentro virtual. ¿Por qué os cuento todo esto?  Tal vez, porque pienso que muchas personas aun deseosas de conocer a gente, con ilusión por encontrar a alguien con quien compartir el presente, no se atreven a dar el paso de intentarlo ya sea por miedo al fracaso, por timidez, por temor a no gustar al otro… Las razones pueden ser infinitas porque la mente humana no tiene límite.

Por eso, te propongo que en lugar de pensar en aquello que puede salir mal, te centres en todo aquello que puedes ganar. Tal vez, conozcas a tu mejor amigo, encuentres a una persona que te transforte interiormente y revolucione tu mundo en positivo.  Creo que todos somos más felices cuando nos atrevemos a abrir el corazón a los demás, aun a riesgo de que a veces nos decepcionen. Sinceramente, es peor no haber amado nunca. No haber superado jamás la barrera de uno mismo para llegar al corazón del otro.

Lo importante no es el camino, el medio. Da igual la forma en que se conozca a esa persona. Da igual si es a través de internet o en un curso en tu ciudad. Lo importante, precisamente, es conocerle. Descubrirle. Y tomar conciencia del privilegio de tener a una persona que merece la pena. Con quien poder hablar de todo. Reír en algunos momentos. Llorar de tristeza en otros y encontrar  consuelo. Dar y recibir. En definitiva, vivir sintiendo el contacto que emana de las distancias cortas.

El amor es tan imprevisible que nunca sabes dónde vas a conocer a esa persona especial. Existe en alguna parte. Sólo debes tener  confianza, esperanza, y esperar, pero también… buscar.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.