Ciencia

Confirman 46 variantes genéticas asociadas con la obesidad

Esta semana, la revista Nature Genetics publica dos artículos que relacionan nuevas variantes genéticas con la obesidad, una patología que se ha convertido en la segunda causa de muerte prevenible, después del tabaco, en los países enriquecidos. Los estudios revelan un total de 32 variaciones genéticas asociadas con el Índice de Masa Corporal (IMC) y 14 con el radio cintura-cadera (RCC).

Desentrañar las claves de la obesidad. De eso se ocupan dos estudios publicados esta semana. El primero de ellos, liderado por Ruth Loos, investigadora del Instituto de Ciencia Metabólica de Cambridge (Reino Unido), buscó los genes de la obesidad, y el segundo, con Iris Heid a la cabeza, experta del Centro Médico Universitario de Regensburg (Alemania), localizó los genes asociados a la forma del cuerpo.

“Estas variaciones nos permiten identificar a las personas más y menos susceptibles a la obesidad. Al comparar sus datos, comprobamos que estos sujetos difieren unos 9,7 kg de peso, lo que sólo puede deberse a sus diferencias genéticas”, explica a SINC Ruth Loos. “Sin embargo, todavía no podemos utilizar estas variantes en una prueba genética para predecir si un recién nacido está en riesgo de convertirse en obeso”.

En ambos trabajos, los autores primero analizaron el genoma completo de 124.000 personas –en el primer caso- y 77.000 –en el segundo-, para examinar si alguna de las variantes del gen 2.5 se asocian con la obesidad (medida por el IMC) o la forma del cuerpo (medido por el RCC).

Los resultados, publicados en el último número de la revista Nature Genetics, revelan un total de 32 variaciones genéticas asociadas con el IMC, que incluyen 14 identificadas antes y 18 completamente nuevas. Además, se encontraron también otras 14 variaciones por la forma del cuerpo, una de las cuales se había identificado antes y siete muestran un efecto mayor en las mujeres.

Un paso más allá

“Gracias a la genética hemos avanzado en la identificación de nuevas vías biológicas para el riesgo de obesidad y la disposición de grasa”, afirma Loos. “Pero llevará muchos años explorar cuál es el papel funcional de cada una de las variaciones del gen recién descubierto, aunque ya tenemos algunas ideas preliminares”.

Los autores, más de 400 científicos de 280 centros de investigación de todo el mundo, destacan al respecto que muchos de los genes asociados a la obesidad parecen ser expresados en la zona del cerebro relacionada con la regulación del apetito y la ingesta de alimentos.

————–

Referencias bibliográficas:

Heid et al.: “Meta-analysis identifies 13 new loci associated with waist-hip ratio and reveals sexual dimorphism in the genetic basis of fat distribution”. Nature Genetics, 10 de octubre de 2010. DOI: 10.1038/ng.685

Loos et al.: “Association analyses of 249,796 individuals reveal 18 new loci associated with body mass index”. Nature Genetics, 10 de octubre de 2010.DOI: 10.1038/ng.686

Fuente: SINC

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.