Ciencia

La humanidad necesitará dos planetas en 2030 para satisfacer sus demandas

La organización ecologista WWF ha presentado hoy el Informe Planeta Vivo 2010, una evaluación bianual que analiza la situación de la biodiversidad global y mide la demanda de la población de los recursos naturales de la Tierra. Las conclusiones de la VIII edición del estudio demuestran que la salud de los ecosistemas ha disminuido un 30% y que la huella ecológica se ha duplicado. WWF propone un cambio de modelo energético y de dieta.

Según el Informe Planeta Vivo 2010, la tendencia de pérdida de riqueza natural de los últimos 40 años se mantiene constante. El Índice Planeta Vivo (IPV) global, un indicador de las tendencias de casi 8.000 poblaciones de vertebrados de más de 2.500 especies, ha disminuido un 30% entre 1970 y 2007.

“La protección de la biodiversidad y los ecosistemas debe ser una prioridad en nuestra búsqueda por construir una economía mundial más fuerte, segura y limpia”, ha declarado Angel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En las zonas tropicales, el descenso del IPV ha sido del 60%. En el caso de los hábitats terrestres, el descenso ha sido del 25%, el de los hábitats marinos un 24% y de agua dulce un 35%.

A escala biogeográfica destaca el descenso de un 66% del IPV para la región Indo-Pacífica debido, sobre todo, al rápido desarrollo agrícola, industrial y urbano que ha producido en los últimos años la destrucción y fragmentación de sistemas fluviales, humedales y bosques en esta región del planeta.

Los españoles necesitarán 3,5 ‘Españas’

La Huella Ecológica global, que mide la demanda de la humanidad sobre los recursos naturales, ha aumentado más de un 50% desde 1966, especialmente debido a la huella del carbono, que ha aumentado 11 veces desde 1961.

El consumo mundial de recursos ha superado la capacidad regenerativa de la Tierra (biocapacidad), por lo que se han necesitado 1,5 años para regenerar los recursos utilizados sólo en el año 2007. La población mundial utilizó el equivalente a 1,5 planetas en 2007 para sostener sus actividades.

España es el 19º país que más presiona sobre la biodiversidad. En la actualidad, la población española necesitaría 3,5 ‘Españas’ para satisfacer demandas de recursos y para absorber el CO2 emitido.

Con la actual gestión tradicional, la humanidad necesitaría dos planetas en 2030 y casi tres en 2050 para satisfacer sus demandas. Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Dinamarca, Bélgica y EE UU son los países con mayor Huella Ecológica del mundo.

“Satisfacer las necesidades de una población humana creciente será solamente posible con un cambio en nuestras economías, para promover un planeta renovable y transformar las pautas de consumo. Tenemos que innovar y encontrar nuevas formas de desarrollo que incluyan el imperativo de conservar la biodiversidad para vivir en los límites de nuestro planeta y apreciar el valor real de los bienes y servicios que proporciona”, ha señalado Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España.

Una taza de café, 200 litros de “agua virtual”

India es el país que más consume, seguido de China, EE UU, Brasil e Indonesia. España se sitúa en al puesto 25. El informe de WWF destaca la “preocupante” situación de estrés hídrico de muchos países, de moderado a grave en 45 de ellos, situación que empeorará con el aumento de población y los efectos del cambio climático.

El informe también destaca el importante volumen de agua “contenido” en bienes y productos agrícolas, lo que se denomina “agua virtual”. Por ejemplo, la huella hídrica de un café con leche y azúcar, servido en taza desechable, es de 200 litros de agua. Tras ellos están el cultivo, la transformación, el transporte y la elaboración de los distintos productos.

Los países con mayores ingresos tienen una Huella tres veces mayor que los países de ingresos medios, y cinco veces mayor que los de bajos ingresos. El impacto de la degradación ambiental y la pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos (beneficios que se obtienen de la biodiversidad) se deja notar en la población más pobre y vulnerable.

Por primera vez, el Informe analiza en detalle dos de los servicios ecosistémicos más importantes: el almacenamiento terrestre de carbono, una herramienta natural para prevenir el cambio climático, y el abastecimiento de agua dulce.

Cambios en la energía y la alimentación

Según WWF, la actual crisis económica ofrece una “oportunidad única” para reevaluar el modelo de desarrollo e iniciar la ruta hacia la sostenibilidad. WWF ha identificado dos retos prioritarios: energía y alimentación. Un escenario alternativo al de la gestión tradicional es disminuir al máximo la huella del carbono hasta conseguir un planeta 95% renovable.

También recomienda disminuir el consumo de carne y productos lácteos. Si la humanidad redujera el consumo de estos productos en un 9%, se conseguiría una reducción de la Huella del 35%.

WWF pide a los gobiernos e instituciones medir el desarrollo a través de indicadores como el IPV y la huella ecológica, mejorar la inversión en el capital natural para aumentar la capacidad del planeta de regenerar recursos (creando áreas protegidas o luchando contra la deforestación), y centrar los esfuerzos futuros en cambios en los modelos de energía y alimentación (eficiencia, renovables y cambio de dieta).

Otras propuestas son repartir la tierra disponible entre la producción de recursos y la conservación de la biodiversidad, distribuir los recursos limitados y la energía, el agua y los alimentos de forma equitativa entre las naciones y los ciudadanos, y liderar hacia la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad.

Fuente: SINC

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.