Economía

La multiculturalidad de Merkel

Angela Merkel dijo hace unos días unas palabras que han pasado desapercibidas ante el tremendo ruido mediático que suele rellenar las informaciones de este país. En ellas, la canciller alemana hablaba del fin del modelo multicultural y del giro de tuerca hacia la integración cultural de los inmigrantes en Alemania, lo cuál sorprende habida cuenta de los orígenes del país germano.

Alemania ha sido, tradicionalmente, un país receptor de mano de obra extranjera gracias a su tremendo potencial industrial y a su capacidad para reinventarse a cada golpe del destino. Un país que ha crecido económicamente gracias a esos inmigrantes que llegaron a Alemania con su propia idiosincrasia y dispuestos a dejar allí los mejores años de su vida laboral.

Así se ha creado una sociedad multicultural en la que todos crecen a la vez enriqueciendo, económica y culturalmente, al vecino. Tiene razón la canciller alemana cuando habla de integración, pero esta integración debe de darse en ambas direcciones, respetando la multiculturalidad.

Porque si se exige la integración en un sólo sentido se provoca marginalidad y exclusión social. Los políticos tienen una gran responsabilidad, deberían de aprovechar su púlpito para realizar pedagogía de la inmigración y no utilizarla como arma política lanzando proclamas demagógicas que les reportarán algún voto, no lo dudo, pero que perjudican a las sociedades que dicen defender.

En un estado multicultural, los que llegan se integran con los que ya estaban, y los que ya estaban se integran con los que llegan, todos aprenden del prójimo y respetan su cultura y sus tradiciones, para crear un nuevo país más rico, más culto y más compacto.

Una unión social que genera enriquecimiento económico, porque la estabilidad es la mejor receta contra cualquier crisis, sobre ella se sedimenta el crecimiento económico y su ruptura provoca la caída en barrena de los negocios.

Ahora se acercan las elecciones autonómicas y municipales, y ya estamos viendo como los advenedizos del voto indeciso no dudan en hacer carnaza con la inmigración. Basta ya de hacernos daño a nosotros mismos, inmigrantes somos todos porque ninguno estaba aquí antes de nacer.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.