Economía

Niño Becerra, el agorero disfrazado de gurú

La Economía es la más hermosa de las ciencias porque las engloba a todas. Cualquier actividad de la vida está sujeta a las leyes económicas más básicas y de ellas emanan las decisiones que se toman en cualquier ámbito social, laboral, económico o personal, y son estas mismas decisiones las que conforman el comportamiento económico posterior.

Porque la Economía basa sus análisis en el comportamiento de los individuos, y éstos son volátiles y efímeros, lo que hoy es negro, mañana es blanco, lo que hoy es optimismo, mañana es pesimismo, por lo que cualquier previsión económica siempre debe de entenderse de acuerdo a unas circunstancias concretas y en un momento de tiempo dado, lo cuál desmiente de raíz cualquier previsión exacta que se quiera hacer para el futuro, la Economía se acercará a la tendencia si las circunstancias no cambian, pero nunca se le puede pedir que acierte con exactitud.

Sin embargo, de cuando en cuando hay diferentes voceros de la verdad absoluta que se dedican a ganar dinero impartiendo conferencias con previsiones que sólo ellos han sido capaces de vaticinar. Hay muchos ejemplos a lo largo de este mundo globalizado, pero en España el más claro es Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica, que acaba de dar una conferencia en Logroño, a la que no asistí, evidentemente, pero de la que se hace eco la agencia EFE, en la que vaticina el crash económico mundial para este año 2011, lo cuál, claro está, lo explica en un libro que acaba de publicar de cuyo nombre no quiero acordarme.

Un crash que él mismo había vaticinado para este año 2010, con unas cifras de decrecimiento del PIB y de crecimiento del desempleo muy por encima de lo que la realidad ha mostrado posteriormente. Haciendo un ejercicio de periodismo deportivo irresponsable (los reyes de las previsiones infundadas), el Sr. Niño Becerra no sólo no se ha disculpado por sus errores de vaticinio, sino que ha lanzado nuevas previsiones.

El ciudadano medio carece de memoria, pero los economistas en general no podemos por menos que lamentar que tipos como este desprestigien una ciencia de tan elevado calado. La Economía tiene su razón de ser en la explicación de los hechos para evitar caer en los mismos errores en el futuro, no para adelantar el futuro, y el que intente hacerlo no está más que jugando con sus propios lectores y con todos aquellos que quieran escucharle.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario