La reforma inmobiliaria

0
89

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                 

    Leía hace unos días que Caritas ha planteado o piensa proponer que todo aquel que tenga una vivienda vacía que la ceda o la preste a aquellos que no dispongan de tan necesario bien. Esto me dejó un tanto perplejo y de inmediato me vino a la memoria la Reforma Agraria que en la Segunda República se llevó a cabo amparada bajo la Ley de Bases de la Reforma Agraria de 9 de septiembre de 1.932 y que en su base 9 trataba sobre la ocupación temporal de las fincas. También recordé aquello de “la tierra para el que la trabaja” que por cierto al final quedó como siempre, que efectivamente la tierra para el que la trabaja y los beneficios para quienes comercializan el fruto, claro está me refiero a los minifundistas que son los que ponen los brazos, las manos, el riñón y la espalda y a los otros, a los que ponen la mano para recoger los beneficios del esfuerzo del pequeño agricultor.

    Pero a lo que iba. Como antes he dicho me quedé perplejo y pensé en si Caritas, la Iglesia Católica, iba derivando hacia posiciones de radicalismo de izquierdas y que lo que pretendía era hacer la “Reforma Inmobiliaria” y en lugar de repartir las tierras lo que quiere es repartir viviendas desocupadas para dárselas los que no las tienen, ahora que lo pienso con lo que nos estamos gastando con cada visita del Papa se podrían construir unas cuantas para los que están sin techo, pero me salgo otra vez del caso, retomo el tema y me llama la atención el hecho de que Caritas asegure que cuando estas viviendas sean devueltas a sus antiguos propietarios, no habla de plazos, estarán en iguales o mejores condiciones que cuando fueron cedidas o prestadas. Pero al margen de lo piadosa que esta propuesta pueda ser y que sin duda alguna me merece un gran respeto, me choca el hecho de que Caritas pretende involucrar a la banca en esta “reforma” argumentando que la banca es propietaria de muchas viviendas deshabitadas al haber desahuciado por impago de las hipotecas a sus antiguos propietarios. Mal veo yo la cosa y creo que en esta propuesta Caritas ha puesto el carro delante del  caballo ya que lo primero que se corresponde es pedirle o rogarle a los bancos que no echen a nadie a la calle por impagos porque, pienso yo: ¿Como los va a echar y luego cederles o prestarles la vivienda? Además últimamente no veo yo mucho deseo por parte de la banca para arrimar el hombro y ayudar. No sé, no sé, pero creo que esta Reforma Inmobiliaria, “La vivienda para el que la habite”, no ha sido bien meditada y configurada por los responsables de Caritas, la Iglesia, y que obedece más a un “calentón eufórico” como consecuencia de la reciente visita del Papa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here