Sociopolítica

Reflexiones de un simple

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                   

    Uno, en este caso yo, que reconoce que no tiene malicia ni picardía, cuando oye hablar de que tal o cual país está en bancarrota, que no tiene dinero, vamos, que está en quiebra, no puede por más que preguntarse qué está pasando, que donde está el dinero que con tanta fluidez circulaba hasta hace muy poco tiempo y que hoy parece ser que el grifo por el cual manaba el dinero se ha embozado o que alguien ha hecho un bypass y lo ha desviado hacia otros rumbos. Pero lo cierto y verdad es que el dinero ha desaparecido y ahí tenemos el caso de Grecia, y más cercano el de Irlanda y se habla también de Portugal y alguna que otra nación más, sin que esto quiera decir que en el resto de los países se esté nadando en la abundancia ya que esto es una pandemia de la cual nadie se ha librado.

     Desde mi simpleza creo que todos tenemos muy claro que una crisis como la actual no se produce por generación espontánea, esta se viene gestando desde hace mucho tiempo y llega el momento que se manifiestan con toda su crudeza. Digo esto porque hay por ahí un partido de derechas presidido por un señor que parece ser que le repele a mucha gente ya que no hay forma de que consiga un simple “aprobado” en las encuestas, que afirma que la crisis actual es por culpa del Gobierno de Zapatero, cuando, y esto los economistas deberían dejarlo claro, aunque ellos junto con los banqueros, son los máximos responsables de este desastre económico, deberían dejarlo claro, repito,  y decir que esto se estaba gestando ya cuando gobernaba Aznar que nos hizo creer que estábamos viviendo en un país de rica miel con aquello del déficit cero y otras frases esperanzadoras que se inventaron cuando lo que venía sucediendo es que se estaba incubando una crisis mundial de la que nadie se ha librado y de la cual a unos más y a otros menos, les está costando mucho salir de ella.

     De todos modos me gustaría que alguien me dijera dónde está el dinero que ha desaparecido por arte de birlibirloque, como si de un truco de magia se tratara. Yo, desde mi simple condición de humilde ciudadano pienso que en alguna parte estará el vil metal, ahora bien puede que se lo hayan comido las ratas. Sí, esto es muy probable, a lo mejor se lo han comido algunas ratas o lo tienen escondido en sus nidos. Esos nidos que un buen día los países de la Unión Europea decidieron que habría que erradicar pero que hasta la fecha no han hecho nada para acabar con ellos. Será por que simpatizan con las ratas.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario