Sociopolítica

Jugar con los sentimientos de los demás

El amor ofrece muchas perspectivas diferentes. Ojalá cualquier relación estuviese basada en un sentimiento puro, sin embargo, la realidad es que las personas no siempre muestran su mejor lado. Es decir, no siempre son todo lo honestas que deberían con el otro.

Seguro que en alguna ocasión en tu vida has sentido la extraña sensación de saber que otra persona ha jugado con tu sentimientos, te ha generado expectativas que no se han cumplido, no ha sido coherente en sus palabras y acciones…

Tal vez por eso, conviene estar atento desde el principio, cuando comenzamos a conocer a otra persona, para saber cómo es. Es decir, para saber qué podemos esperar y lo que no. Lo cierto es que cuando una persona juega con los sentimientos de otra lo hace porque por supuesto tiene cariño a la otra persona, es decir, es difícil renunciar a la tentación de tener a alguien agradable cerca. De ahí, que haya gente que no quiera pagar el precio de la sinceridad para perder tal vez una amistad.

Está claro que antes que jugar con los sentimientos del otro es mejor prevenir a tiempo para que al otro no le duela una decepción mayor en el futuro. Lo cierto es que algo duele más cuanto más queremos a la otra persona, es decir, cuanto más tiempo hemos pasado con ella.

Tal vez por eso, y aunque te cueste aceptarlo, antes que esperar que sea el otro quien te cuide, debes aprender a protegerte tú mismo de algún tipo de relación viciosa en la que das más de lo que recibes, en la que sientes que haces una cosa y luego te dicen otra. En definitiva, una historia en la que llevas meses o tal vez años esperando algo que no pasa.

La espera al otro no le afecta, sin embargo, a ti te genera una angustia que tal vez puede terminar por matarte en el momento en que menos esperas. Te está matando a nivel emocional porque esa sensación de vacío y de falta de sentido, te impide disfrutar de todo lo bueno que hay ahora mismo en tu vida.

En más de una ocasión, las personas tenemos que tener la valentía para empezar de cero. En ocasiones, empezar de cero implica alejarte de otra persona. Aunque te duela al principio. Aunque creas que no podrás, lo cierto es que lo mejor es aprender a vivir sin depender de nadie más que de ti mismo.

Quien juega con tus sentimientos no ha sido del todo honesto contigo, por tanto, no le importas demasiado. Así que haz tú lo mismo y borra de tu mente, de tu corazón y de tu vida a alguien que sólo te va a hacer sufrir más de lo debido.

Foto vía: Flickr-Teresawer

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario