Sociopolítica

Conspiranoia sin fin

Cuando uno quiere ver fantasmas, ve fantasmas. Y, probablemente, el primero en verse es uno mismo.

Hace unos días la famosa organización ‘Wikileaks’ anunció que iba a hacer pública una amplia serie de documentos que inculpaban al gobierno de EEUU y a su servicio de inteligencia en una serie de abusos, manipulaciones y demás artimañas relacionadas con el espionaje, el chantaje y el control ilegal de personalidades y decisiones políticas. Esta noticia bastó para que muchos conspiranoicos, de ésos que piensan que nuestros gobernantes son masones, que el sionismo controla el Mundo y nuestras vidas, que los alimentos llevan químicos con la intención de manipular nuestros genes, que la CIA guarda celosa naves extraterrestres o que Obama es blanco y descendiente de Jesucristo, echaran las manos al aire gritando ‘hurra’.

Nos íbamos a cagar. Por fin iban a salir a la luz documentos oficiales que apoyarían todas sus teorías de conspiración y control de los organismos secretos sobre los mortales de a pie, ignorantes a todo. Pero ahora ya no están contentos: ahora la vuelta de tuerca consiste en que la misma ‘Wikileaks’ es una cortina de humo, un medio para distraer la atención de los ciudadanos de a pie, otra vez, para que desviemos nuestra atención sobre mentiras calculadas. Y es que la verdadera verdad de las verdades debe ser muy chunga, jodida; nosotros, pobres mortales, ignoramos el 99.9% que nos rodea. No se trata de que los medios de comunicación estén censurados o que detrás del Capitalismo se muevan unos hilos que pocos comprendemos: no, es que Dios va a bajar del cielo en un Cadillac y nos va a castigar a todos por herejes. Eso sí, en el 2012, y con permiso de los mayas.

Y esto me hace recordar al incidente de Roswell. Al principio, eran extraterrestres; después, fue un montaje. Luego, se supone que fue un montaje para ocultar que en realidad, ocurrió. Y acabó siendo un montaje para ocultar otro montaje, pues en realidad lo que ocurrió es lo que el primer montaje trataba de ocultar. Ya.

En fin, que disfruten ustedes cazando fantasmas y flipando con ‘Wikileaks’. Servidor se beberá una cerveza a su salud.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario