Sociopolítica

El Premio Jaén vuelve a sus orígenes (Miserias del dinero y la política)

            Me refiero al “Premio Jaén de Artesanía”, creado y costeado en su primera convocatoria, allá por 1987; por el “Centro de Iniciativas Turísticas” (CIT) y del que fui presidente; entidad, igualmente pionera en el lanzamiento y proyección en todos los ámbitos (nacional e internacional) del turismo de la provincia de Jaén y el que cumplida la misión que sus fundadores se impusieron, simplemente lo disolvieron y desapareció; pero la obra que dejaron en marcha y afortunadamente sigue progresando y una de ellas fue, el que en principio se denominó: “I PREMIO JAÉN DE ARTESANÍA ARTÍSTICA” y que en su primer jurado, tuvo como miembro a nuestro famoso pintor (con gran museo propio) Francisco Cerezo Moreno y el que presidió el mismo, con toda generosidad.

            Bajo aquel veredicto, se premió a Paco Tito, de Úbeda (primer premio: cerámica); Francisco Vílchez, de Jaén (segundo premio: talla en madera de olivo); Alfonso González, de Úbeda (tercer premio: cuadro en cerámica/porcelana; y se concedió un accésit a Nieves Almansa, por “figura en cerámica”. Igualmente fueron entregados junto a los tres primeros premios, tres soberbios trofeos realizados en plancha dorada, por nuestros famosos artistas y miniaturistas “Hermanos Senise” (Antonio y Francisco) y los que en un destacado tamaño, fueron enmarcados por los citados y con todo lujo de detalles, para que luzcan a la altura de otro cualquiera de los que se concedían entonces. Hoy “lo funcional y barato” lo desluce todo.

            Pero como la entidad creadora se vio “negra” para costear aquel primer premio, que en conjunto costó alrededor de las doscientas mil pesetas (200.000); que si bien era una buena dotación en aquel entones y que la costeó el “Hotel Europa”, como único mecenas. Los creadores y viendo que al siguiente año (se ambicionaba que el premio fuese anual) no había mecenas, ni particulares ni oficiales; se pensó en ceder “la antorcha” a una entidad de confianza y que siguiera la convocatoria anual.

            Así las cosas, fue cedido a la entonces “Caja Provincial de Ahorros de Jaén”; a la que se le cedieron gratuitamente todos los derechos y en la creencia de que aquel premio tendría la continuidad lógica; que la tuvo, pero modificada un poco mezquinamente; pero la tuvo; y así “nació” el primer premio Caja de Jaén… que ya le pusieron lo de “Caja”, cuando la cesión era para que lo continuaran en lógica continuidad y aunque “los papeles” firmados nada fijaran en ello, puesto que lo que imperaba por la parte cedente, era simple y llanamente, la continuidad de un premio Jaén, que velara por la artesanía en general, pero intencionadamente por la de la provincia de Jaén y a la que en su momento se pensaba dotar de un premio exclusivo para los artesanos jiennenses… se olvidó este punto de continuidad.

            Pero ya digo; lo que se debió denominar “II PREMIO JAÉN DE ARTESANÍA ARTÍSTICA”; se denomino “I PREMIO CAJA JAÉN DE ARTESANÍA”; predominó lo comercial a lo demás; y se tapó, la primacía de los creadores, de forma que cada cual la califique o interprete como quiera; pero lo principal es que el premio siguió y sigue, puesto que los que lo acogieron tenían y tienen dinero más que suficiente para ello.

            Fueron pasando los años y la Caja de Jaén, es absorbida por la más potente “UNICAJA”; y desaparece como tal, pero no el premio, si bien ahora en vez de anual, lo será bianual, puesto que se anuncia así: “XXI PREMIO BIENAL UNICAJA DE ARTESANÍA JAÉN 2011”; o sea que si bien presumen de que lo dotan mejor que los anteriores mecenas (33.000 euros, contra los 28.500); pero en realidad lo empobrecen, puesto que al ser anual, con lo que lo dotan es con 16.500) por lo tanto ha sido empobrecido y dilatado en el tiempo, lo que supone un doble empobrecimiento.

            Eso sí, ahora y al igual que antes predomina lo comercial a lo fundacional y se impone el nombre de la entidad mantenedora; y el arte y la tierra que lo creó, queda en último lugar, que puede ser hasta posible, que en el futuro; hasta ello desaparezca; y como la entidad “es dominante” en Andalucía, pues le asigne el nombre de la región, para así aparentar un mecenazgo regional, puesto que “el negocio y la política así lo requieren”; por descontado que tampoco van a correr el número de los premios, puesto que ese “XXI premio o convocatoria y en justicia, debiera ser el XXII”, puesto que aquel primero que convocaron sus creadores, no ha sido enterrado ni puede serlo nunca; hay mucho escrito sobre ello y siempre aparecerá para reflexión de los continuadores, que con tan poco decoro, trataron de enterrarlo… como al final enterrarán lo de Jaén y le colocarán lo de Andalucía, que igualmente puede ser enterrado y pasarlo al de España, puesto que fue el primer premio nacional que fue creado para recordar a la Artesanía y a los verdaderos Artesanos; y con la sana intención de “valorar las manos del hombre”.

            En fin; son cosas de este mundo y… “sus miserias”.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario