Sociopolítica

ESO, ES LO QUE NO QUIERO…

Hace ya tiempo atrás, en un curso de esos que uno decide estudiar para ampliar no solo conocimientos, sino además de superar logros y tratar de descubrir que hace uno en el mundo, de los porqués, los cómos y los cuándos, se puso una tarea que tenía como tema “Que Quiero”. Todos los compañeros, término en genérico porque también había compañeras, querían casas, carros, yates, viajes, placeres y muchos valores tangentes.

Yo, por el contrario escribí esto:

Que quiero:

Quiero un pensamiento libre y la fuerza para seguirlo.

Quiero un pecho henchido de amor. Y el coraje para gritarlo.

Quiero descubrir la mentira y la maldad. Y la honestidad para enfrentarlas.

Quiero saber de la mirada de un niño con hambre. Y el amor para saciarla.

Quiero conocer el pecado y aprender que hay un perdón.

Quiero tener todo lo que la vida tiene previsto para mí y la alegría de tomarlo

Quiero cerciorarme de que no paso por la vida, sino que vivo cada paso

Quiero seguir teniendo sueños y el valor para hacerlos realidad

Quiero crecer

Quiero asombrarme

Quiero sentir

Quiero vivir

Quiero reír, en fin Quiero ser

Eso, es lo que yo quiero.

Fue firmada y fechada el 3 de Noviembre del 2001. Hoy 12 de Diciembre del 2010, me encuentro con esa tarea; después de releerla, sigo queriendo eso, pero además sé que es lo que no quiero.

Aunque diez años han sido tiempo suficiente para mostrarme lo inestable e injusta que puede ser la vida; sobre todo después de ver y palpar lo pusilánime, inmoral y cruel de la bajeza humana, representada en el abuso del poder, por el placer mismo de someter al prójimo, con argumentos tan viles como el fusil y el miedo. Ultrajando la inteligencia del país y sofocando su libertad de pensamiento; acobardando los más puros ideales del ciudadano, la moral y las luces. Aplastándole la dignidad con hambre, represión y populismo creador de espejismos. Extirpándoles la posibilidad de vivir libres e implantado una realidad de crimen, vicio y corrupción propias del comunismo

Por eso.

No quiero seguir ídolos, porque no creo en ellos.

No quiero más mentira ni tiranías.

No quiero ver el rostro del miedo, al poder del idiota con poder

No quiero saber de familias sin parentesco por ideologías obtusas y cegadoras del amor.

No quiero recordar a mi país en pasado, desmembrado y azotado, quiero verlo enfrentado al futuro. 

No quiero quedarme callado y ser partícipe de su destrucción.

Eso, es lo que yo no quiero.

Arq. Víctor Juan Mión Pivetta

www.vmreporte.blogspot.com

[email protected]

@Mionvi

12.12.2010

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario