Sociopolítica

Wikileaks: la guerra propagandística de la Cuarta Guerra Mundial

Numerosos investigadores han observado el hecho de que “Wikileaks” filtra información seleccionada. Pero para tener una idea real del impacto de estas filtraciones, no hay que olvidar el contexto geopolítico en el que estas “filtraciónes” se dan a conocer y hacerse la clásica pregunta de contrainteligencia: “¿a quién beneficia?”.
Recientemente, las relaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur, se han tensado con incidentes bélicos, replanteando un reposicionamiento de las relaciones entre Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, tensando las relaciones de la zona con China, como lo demuestra la posición del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, respecto al cambio de directrices de defensa de Japón.
El efecto inmediato de “Wikileaks”, es polarizar las relaciones con los Estados Unidos, mientras sus aliados incondicionales en la OTAN, minimizan los hechos, los gobiernos con los cuales los Estados Unidos presentan conflicto, terminan por despreciar por completo la vía diplomática, entorpeciendo el trabajo que la secretaria del Departamento de Estado, Clinton pudiera encabezar para una perspectiva de resolución de conflictos no bélica.
Wikileaks ha amenazado con liberar información que atacaría a los gobiernos de Rusia y China, por un lado. Por otro, la información difundida parece favorecer el escenario en que Israel es el niño bueno de Medio Oriente, mientras que Irán es exactamente un “miembro del Eje del mal”, como fue designado por la expresión usada por G.W. Bush.
Obama, quien fuera prematura y probablemente inmerecidamente designado como ganador del Premio Nóbel de la Paz, precisamente por Suecia, país que le otorgó este premio, y que es desde el cuál se giró la orden de aprehensión contra Julian Assange, fundador de Wikileaks, exhibe una debilidad en su área de inteligencia, por un lado, y por otro, con esta persecución contra Assange, que es un partidario, pese a lo que se le hizo creer al pueblo estadounidense de la perspectiva neoconservadora.
Mientras la amenaza del derrumbe de la eurozona va dirigido precisamente contra la City de Londres, vemos una operación que camina a apuntalar una guerra en el Oceáno Pacífico, de la cual, en un escenario de derrumbe financiero global, los ganadores serían los británicos, con la clásica estrategia de enfrentar a los enemigos propios entre sí.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario