El empleo, ni se crea ni se destruye

1
45

Si una de las máximas de la física nos dice aquello que la energía ni se crea ni se destruye, podemos extrapolar dicha afirmación a la situación actual del empleo en España, una situación de estabilidad extraña en la que ni se crea ni se destruye empleo.

Los datos que hemos conocido en el día de hoy así lo atestiguan, ya que nos indican una leve mejora de la tasa de desempleo, es decir, ya no se destruye empleo, pero, a su vez, marcan una reducción significativa en las afiliaciones a la seguridad social, es decir, tampoco se crea empleo.

La buena noticia es la primera, la mala es la segunda, y queda en el debe del Gobierno, y, en su caso, de las Comunidades Autónomas, porque la destrucción de empleo es, en última instancia, una consecuencia de situaciones coyunturales, pero la creación de empleo es consecuencia de la efectividad de las políticas llevadas a cabo.

Y mucho me temo que en este aspecto las Administraciones públicas están, claramente, suspendiendo. No están consiguiendo reinsertar a los desempleados de larga duración, ni desviando el empleo hacia situaciones de autoempleo, lo cuál está provocando un grave estancamiento generalizado de la creación de puestos de trabajo.

El comportamiento del mercado laboral en este año 2011 que ahora estrenamos será clave para la recuperación económica de nuestro país, que necesita de la incorporación de población activa a puestos remunerados para normalizar así el consumo y provocar un efecto dinamizador en la economía.

Mucho me temo, sin embargo, que las urgencias electorales condicionarán las medidas que se tomen durante todo el año, con lo que, si nada lo remedia, que me temo que no, este año 2011 será un año perdido en términos de empleo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here