Para estas fiestas

0
43

Los alimentos, cuanto más cercanos, mejor, menos transporte y menos emisiones de CO2. Además, así apoyas a los productores locales.

Apuesta por el producto fresco, natural y de temporada. Y si puedes, ecológico.

Evita los productos elaborados y sobreenvasados y llévate todo lo que puedas a granel.

Reduce el consumo de carne y pescado y apuesta por menús ricos en verduras, legumbres y frutas.

Si quieres introducir carne en tu comida, ¿por qué no sorprendes a tus comensales con carne ecológica? Busca el etiquetado de certificación de tu comunidad autónoma.

¿Un poco de pescado? ¡Ojo! Que no esté en la Lista roja de Greenpeace. Mejor salvaje que de acuicultura y que haya sido pescado con métodos selectivos. Rechaza los inmaduros y aprovéchalo bien. Pregunta a tu pescadero y que te informe.

¿Marisco? ¡Cuidado con los langostinos! Su pesca salvaje afecta a otras muchas especies que son descartadas y el de acuicultura devasta los manglares. Evítalo.

¡Ningún producto transgénico en nuestras comidas! Utiliza nuestra Guía roja y verde para poder evitarlos.

Puedes llevar bolsa de tela o carrito para tus compras. Así no tienes que utilizar bolsas de plástico.

¡Ay, las uvas! No se nos pueden olvidar que hay que empezar bien el año. Pero que sean a granel, sin empaquetado, y cultivadas lo más cerca posible.

¡Ojo con el gasto de energía en la preparación de los alimentos!

Ya está todo listo y la comida o cena preparada. Disfrútala con tus seres queridos y cuidado con los empachos.

Pablo Chamorro

Responsable de Educación Ambiental y Consumo de Greenpeace

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here