Sociopolítica

España tiene un precio

Yuan

La diplomacia de China se expande con talante bancario. Li Keqiang,  viceprimer ministro chino, gira visita a Reino Unido, Alemania, comenzando por España. Li Keqiang, tirando de talonario, abre con  España una importante operación financiera. Esta noticia no será de oculta diplomacia. El Gobierno chino ha regenerado su imagen diplomática sobre el modelo de   consejo de administración de un gran banco central mundial. Su diplomacia muestra el  rostro de agencia financiera. China compra deuda española. El precio de España al parecer,  como lo es el de Grecia, Irlanda, Portugal o cualquier otro Estado embarcado en el mar proceloso de la crisis, financiera en un comienzo, devenida en global, es el que marcan sobre su deuda los mercados. China, gran mercado del mundo,  ha concurrido al zoco y compra deuda española, dispuesta a comprarla toda. El precio de España puede ser el silencio sobre la falta  de libertades en el mundo, por supuesto en China; tal vez sea franquear el paso a la América Latina al  nuevo gran imperio chino; puede ser el precio,  evitar la fortaleza del más que futurible,  pero en todo caso deseable,  Estado Federal Europeo, federado también económicamente. China  se nos muestra garante de nuestra supervivencia económica y esa garantía tiene sin duda un precio. Cuando en 1992 Bill Clinton le espetó a su contrincante republicano, es la economía idiota, idea,  que,  además de Presidente de los Estados Unidos de América contra todo pronóstico, le catapultó como  famoso estratega de la política, estaba advirtiendo que en las lides entre Estados siempre gana la banca.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario