Sociopolítica

Inmigración controlada: ya

Entre los múltiples desastres que hoy soportamos (algunos como el económico ya es desolador) se encuentra, la invasión (que no inmigración) de infinidad de individuos, que no debieron venir y que sin embargo los tenemos aquí, agravando el sistema socio económico aún más de lo que ya lo está.

Y no me vengan con las monsergas que emplean los necios, puesto que la caridad y la seguridad empieza por la propia casa y sus habitantes autóctonos; todo lo demás está muy bien, pero sobre la práctica ya hemos visto lo que ocurre.

Y lo que ocurre es que España (lo veo cada día en mi ciudad que no es precisamente importante, ni industrial ni financieramente) está invadida por ya ejércitos de individuos que nada aportan, salvo cargas y perjuicios de todo tipo y que nadie desea soportar. Innumerables mendigos, pedigüeños, deambulantes sin oficio ni beneficio, muchos de ellos ya delincuentes (la mayor parte de la población de presidiarios en las cárceles españolas son extranjeros) de todo tipo y condición, manteniendo comercios clandestinos, cuando no el comercio sexual de la prostitución; trayendo enfermedades nuevas o que aquí ya desaparecieron; consumiendo una  medicina y atenciones médicas, que ya caminan hacia una ruina y en detrimento de los que trabajamos y contribuimos a ese sostenimiento; etc. etc. y que en bien de la población que produce y trabaja, hay que eliminar.

Nada que decir (sino todo lo contrario) de todo aquel inmigrante que legalmente establecido, produce y trabaja y con ello contribuye al sostenimiento estatal que todo español honrado, hemos producido y seguimos produciendo.

Otros países ya tomaron medidas, aunque casi todos lo han hecho a destiempo, pero ninguno en el abandono en que aún se encuentra España, que como puente natural por la cercanía de África; es el paso de no sólo africanos, sino igualmente de asiáticos y de toda la inmensa Asia; como igualmente lo es y por lo idiomático, de todos los países de habla hispana; que aunque son los que debieran ser aceptados mayoritariamente, pero estableciendo la criba de selección necesaria.

Y todo ello es de lógica aplastante, puesto que España no puede ser el asilo de medio mundo; para lo cual, tuvieron que (nuestros inútiles gobernantes) recabar la ayuda del resto de Europa, puesto que a su vez, España es el puente para que muchos de estos indeseados, llegasen a toda la Europa, antes rica y hoy, no tanto.

Y precisamente son esos países ricos, los que ya están tomando medidas muy ajustadas, incluso para la denominada “reunión familiar”; pretexto muy bien empleado por los inmigrantes, para incluso algunos, como ocurre en Francia, traerse a sus esposas, puesto que como musulmanes muchos tienen más de una; y con ellas a una docena de hijos, lo que hoy y “agarrándose como sanguijuelas”, a las leyes sociales, sólo con los subsidios que les paga el contribuyente francés, “el pachá polígamo y su gran familia, viven opíparamente sin dar golpe”.

En Dinamarca y por mayoría parlamentaria, se aprueba ahora, una ley que en resumen, recoge cuanto a continuación y entrecomillas cito.

“Para poder realizar el reagrupamiento familiar el candidato deberá sumar 60 puntos, 120 si el afectado tiene menos de 24 años. Estos puntos se obtienen con una acreditación de diplomas de educación superior, experiencia profesional o calificaciones lingüísticas (en lenguas nórdicas, inglés, alemán, francés y español); y viene a reforzar la política restrictiva con la inmigración que está llevando a cabo Dinamarca desde 2001, cuando llegó al poder un Gobierno de centro-derecha. “Queremos que los extranjeros que vengan a través de la reagrupación estén calificados para integrarse más fácilmente”, ha declarado la ministra de Inmigración, Birthe Roenn Hornbech. “No será posible la reagrupación sin educación, ni trabajo, ni conocimientos de idiomas”. Por último, el acuerdo exige que la persona que quiera traer a su familia, deposite una fianza de 100.000 coronas (unos 13.000 euros), una cifra que se duplica”…

O sea, pretenden “europeizar” a quienes, si no es a la fuerza, no se van a “europeizar” jamás; puesto que infinidad de esos invasores (que no inmigrantes, venidos con contratos y condiciones prefijadas) lo que traen con ellos, es su trocito de África, de Asia u otros lugares, con otro tipo de vida y religión; y no sólo no se adaptan a nuestra forma de vida, sino que muchos y arrogantemente (caso de los musulmanes) lo que quieren es convertirnos a sus formas de vida y religión; y ello ya sería… “el colmo de los colmos”. Veamos que hacen los políticos españoles, en las próximas legislaturas, puesto que ya mismo nos estarán pidiendo el voto; exijámosles “que se mojen”.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario