Lo que nos robaron y lo que nos están robando a los pensionistas

0
36

 

            Cuesta trabajo creer las cosas que se afirman públicamente y que  quedan grabadas para consultas en cualquier tiempo o lugar, siempre que se tenga un ordenador y buscando en la red. Son testimonios al igual que lo puedan ser los periódicos de una hemeroteca, los archivos de cintas magnéticas de televisiones y radios; y tan válidos como los archivos taquigráficos de cualquier parlamento. Pero en la red de Internet, es que lo puedes ver en vídeo, mientras lo oyes y aprecias incluso los rostros de los que intervienen, con la vehemencia, contundencia, disimulos de “los afectos al régimen”; y todo lo demás.

 

            Tras ello; tienes que imaginar que vives en un estado de sueño o pesadilla, en un Estado sin leyes que te amparen y menos que te defiendan; y en una situación donde el que llega al poder, puede hacer lo que mejor le venga en gana y no responde de nada; mientras los que dicen representarte (que a la vista de todo ello no es así) dicen las mentiras que mejor les cuadran en cada momento; las oposiciones (si es que las hay) pasan por encima de todo “lo gordo”, discuten sólo intereses propios y simplemente esperan una nuevas elecciones, para ver “como se reparte el nuevo botín y llevarse cada cual la mayor tajada posible” y sigamos en esta feria ya enloquecida de algo que ya es que no tiene nombre… o yo no soy capaz de encontrárselo, puesto que además; aplicado el mismo sé que no sirve para nada… para nada en absoluto.

 

            Existe aún vivo y pese a que tiene ya edad avanzada, acaba de salir de una operación delicada y cuando lo ves actuar, crees que de un momento a otro va a estallar en forma de un fatídico infarto, embolia o explosión total y caiga muerto; ante el estrado donde se muestra con una fogosidad, que ya la quisieran para sí… “esos que nos presentan como superhombres de los diferentes y arriesgados deportes que maravillan a las masas”. Su nombre es D. Roberto Centeno y es catedrático de economía, amén de otros títulos superiores; al que yo le añado el de verdadero defensor de los intereses de España, puesto que demuestra un incansable trabajo y constantemente deja en cueros vivo, desde al actual presidente del Gobierno, pasando por el Banco de España y terminando en “eso” que dicen es oposición política; amén de los intereses de grupos de presión diversos, donde no se escapan ni vascos ni catalanes. O sea y en pocas palabras, que lleva ya mucho tiempo, “poniendo patas arriba”, este grandioso negocio cual es España y el que han agarrado y explotan unas minorías sin piedad alguna y además en la impunidad que… “riámonos de los piratas y filibusteros, aquellos que actuaban en el Caribe y se llevaban hasta los cocos de los cocoteros… tras incendiar lo saqueado”.

            De lo último que le he “visto y oído” en esos vídeos citados es lo que sigue:

            PENSIONES: De la Caja de la Seguridad Social y nada menos que desde 1982 a 1994; el “inolvidable” gobierno de Felipe González Márquez, en su famoso “trecenario”; hizo desaparecer la grandiosa cifra que suman 250.000 millones de euros; para invertirlos en infinidad de otros destinos, tales como aquel famoso “y sorprendente” tren de alta velocidad (AVE)  que prometiera a su Sevilla natal; supongo que igualmente entrarían los fastuosos gastos de aquella feria internacional, “cuyos esqueletos hoy lucen en sus lugares y que poco o nada (más bien mucho gasto) producen a Andalucía, que dicho sea de paso; sigue peor que estaba, pese a las apariencias.

            Igualmente afirma este catedrático, que el actual presidente Zapatero; le ha dado otra “patada” a la caja de los pensionistas y ha invertido gran cantidad de dinero, en la propia deuda pública que produce su malísima administración; y cuyas inversiones en meses pasados, hoy de ser vendida, los intereses habrían perdido de un 24 a casi un 30 %; puesto que esa deuda ya hay que venderla casi al precio que la vende Portugal, que ya paga el 7% o más.

            Con palabras de este catedrático; sólo los expolios a la caja de los pensionistas o Seguridad Social; que según él en aquellas ya lejanas fechas (1982/1994) tenían ingentes reservas para el futuro… el problema de pago de pensiones, estaba resuelto para treinta o cuarenta años; deduciéndose por lógica, que hoy no tendríamos congeladas las pensiones (algunas de cuantía miserable) y que por tanto, esa merma actual y amenazas soterradas de otras peores, amén de los dos años de demora en jubilarse (de los 65 a los 67 – recordemos que Francia jubila a los 60 y ha habido “tiros” por que los quieren llevar a los 62)… todo esto y lo que venga, no hubiera tenido que plantearse.

            Así pues este hombre simplemente dice, que los devuelvan a la caja y que con ello todo se regula; lo que difícilmente podrán hacer, por que ya deben, lo que ni saben siquiera; y nosotros mucho menos.

            Vean aquí todo lo que quieran ver, puesto que hay gran cantidad de videos (que se encadenan) que fueron charlas en emisoras de radio y televisión, desde luego “no controladas por el gobierno de turno”: http://www.youtube.com/watch?v=exgQ376Snfg  http://www.youtube.com/watch?v=H1q2AVjbKsc  Pero eso sí… preparen una buena perola de tila y vayan tomándola, seguro que la van a necesitar; y quizá algo más.

            Puesto que viendo todo esto; uno no tiene por menos que acordarse de los subvencionados o pagados; sindicatos obreros, de los otros empresariales, de los partidos políticos, de los parlamentos y “sus calienta escaños” y en general, de todo aquel que ha chupado y vivido bien a costa del dinero del contribuyente; y que no han dicho nunca “ni mu”; incluidos los que dicen cuidar de las leyes que dicen son para amparar a los débiles y con una justicia que se supone existe en las mismas; de lo que ahora este catedrático se desgañita gritándolo con la máxima contundencia que permite nuestro riquísimo idioma español.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here