Sociopolítica

No hay derecho, vale…

Que difícil se presenta cuando queriendo ver la vida con el cristal de la esperanza, estas aturdido, meditabundo y abrumado. En cualquier esquina de cualquier lugar, de esta contrastante ciudad, con letárgico pesar el andar se hizo cada vez mas denso, la oscuridad invadía y olores rancios penetraban la atmósfera, sonidos alejados de la realidad martillaban con desatino y un sobresalto del corazón dio por terminada su presencia, simplemente se fue. Ya no estaba más ahí.

En ese pequeñísimo instante que dura un pestañeo, en el que  la vida se transforma en solo recuerdos, Raudos los recuerdos se atropellaban para brotar y despedirse.

Se dio el tiempo de escoger como un deja vu, solo los momentos importantes de su  azarosa vida. Un velo de alegrías y contrastes que de uno a uno tomaron forma acariciando sus sentidos, demostrándole  eso de que lo vivido es lo que se lleva. Sintió que pasaron todos, le pasaron los años, le pasaron las facturas. Uno a uno pasaron y se fueron apagando.

Pero y ¿porque? Pensó preguntar.

Solo silencio brotaba de el. Luchó desesperado como saliendo de la oscuridad para ver la luz, pero seguía hundido. Seguía en la sombra.  

Pero también le paso el sabor del frío, ya todo era gris, sin contraste, ya no había olor. Ya no hubo más recuerdos, no hubo más vida.

Los que pasaban al lado de él, decían con desconsuelo

-A donde iremos a llegar,  

– ¿dónde está la justicia?,       

– En Venezuela a la juventud la matan, mata o se va.

– No hay derecho, vale, lo mataron por un BlackBerry.

 

Arq. Víctor Juan Mión Pivetta

www.vmreporte.blogspot.com

[email protected]

@Mionvi

19.01.2011

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario