El paro juvenil

3
39

España tiene un buen número de males endémicos que arrastra desde tiempos inmemoriales, y uno de ellos, el que más de moda está ahora, es el paro juvenil, una lacra que condena a miles de jóvenes españoles al desarraigo social que provoca el desempleo.

Pero las causas de ese paro juvenil no hay que buscarlas en la actual crisis económica, como intenta hacer el Partido Popular, sino en la esencia misma de la cultura española que no apuesta por la formación, como bien demuestra el elevado porcentaje de abandono escolar, tanto como debería.

La formación de la población joven es vital para que una sociedad se desarrolle económicamente. Si partimos de la base de que la educación primaria y secundaria fundamentan el desarrollo social, en el sentido de que imponen las condiciones mínimas de convivencia y los principios comunes a todos los ciudadanos, la educación superior debe de iniciar el avance en productividad que un país necesita para ser realmente competitivo en el mundo globalizado actual.

Un joven que abandona los estudios en la fase secundaria es un desempleado en potencia, puede que no en sus primeros años de ejercicio pero sí a lo largo de su vida laboral, con escasa posibilidad de reajuste y adaptación a otros sectores diferentes del que le inició en la carrera laboral.

Porque los estudios superiores ofrecen a las personas la posibilidad de elección entre diferentes alternativas y a las sociedades un incremento de productividad en sus economías. Ambos conceptos unidos generan una sociedad más desarrollada y preparada para los retos del futuro.

Ahora el Gobierno ha lanzado una campaña contra el paro juvenil determinada por las urgencias del momento. Un plan que subvenciona con el 100% de las cotizaciones de la Seguridad Social de cada trabajador joven contratado (75% para empresas de más de 250 empleados), y que no deja de ser un parche a corto plazo sin aportar una solución real al problema.

La única solución real es incrementar la partida de inversión en educación para fomentar la formación superior de nuestros jóvenes, ya sea a nivel universitario o a nivel profesional, porque para erradicar, de una vez por todas y de una manera estable el desempleo juvenil crónico de nuestro país, necesitamos ese esfuerzo de una manera inmediata.

Patrocinado: Tu Hostal en Salamanca en Hostal Santel

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here