El Marqués de la Correhuela

0
36

  La Correhuela

Acabaremos donde ya imaginan pero no puedo pasar la entradilla de puntillas sin criticar, aunque ya ande sobado el tema, lo de las primas de los futbolistas (de élite, maticemos). Que estos “homes bonos” cobren un plus por hacer bien su trabajo, que es para lo que desde un principio se les ha contratado, es como lo del extraño caso de la rana con melena. Imaginen semejante contrato puesto en el mundanal ruido: Cobrará usted mil euros por llevar la contabilidad; si además, la cuadra, cobrará usted 500 euros más. De modo que, y para no sacar forofismos coloristas utilizo el mismo saco, clama al cielo de Yavhé que el Cristiano o el Mesías, que ganan lo que no está escrito por ser tan profetas, ganen un plus, además por ganar una Copa para sus tabernáculos. Es decir que a estos tipos no se les exige un mínimo de rendimiento. Y es tan flagrante el asunto que de vez en cuando, salen noticias encubiertas de este o aquel vestuario, donde se lía la de los madianitas por las dichosas primas.

nortecastilla.es

 

Y ahora, por si no tuviéramos los buches demasiado cargados de ironía, nos vienen con lo del nuevo marquesado. Al seleccionador nacional, don Vicente del Bosque, le ha regalado el rey un título nobiliario, que debe ser el colmo de las primas por objetivos. Que a un tipo, que ya ha ganado su pico en objetivos efectivos, lo conviertan en marqués por haber hecho bien su trabajo es la monda de la pelaura de la perplejidad. Puestos en semejante hilación de argumentos por parte de nuestras más altas Autoridades, sería justo, entiendo, llevar a Iñaki Sáez, a Camacho, a Clemente, a Vicente Miera, a Luis Suárez… y al largo etcétera de seleccionadores “fracasados”, ante el Tribunal de la Santa Inquisición, con sus Sambenitos, sus penitencias, sus efigies para ser “relajados” en la justa hoguera, por malos españoles. Al fin y al cabo, si el mérito del Marqués de Del Bosque, ha sido hacer bien su trabajo, los que no lo hicieron sólo merecen la picota.

Dicho lo cual, deberían ir pensando en ascender a Mahatma a don Luis Aragonés, sin el cual, nada de este éxito hubiera sido posible. Tampoco voy a hablar del bueno de don Vicente, que no entiendo cómo, siendo como es, ha sido incapaz de negarse a recibir semejante emolumento. “La verdad es que me da un poco de corte” es todo lo que se le ha ocurrido decir. En fin, si este es el baremo del marquesado, yo estaría un poco asustado. Si no revalida título en la próxima Eurocopa, consejo de guerra al canto.

Así saldrán en los libros de historia, y los niños los recitarán como la relegada lista de los reyes godos.

  • Adolfo Suárez, marqués de Suárez…
  • Vicente del Bosque, marqués de Del Bosque…

A lo que los niños repondrán: ¿Y ese tal Suárez qué hizo?

Vaya usted a saber. Seguramente, visto lo méritos, debió de ganar la Copa del Universo Conocido.

Qué cosas se nos ocurren.

P.D. Me he propuesto convertirme en el Marqués de la Correhuela. Se aceptan firmas y se prometen bondades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here