Sociopolítica

Enfoques cooperativos; Hoy: Paraguay: Una revolución cooperativa todavía por hacer.


Por José Yorg, el cooperario.

¿El Paraguay requiere de una revolución cooperativa? ¡Qué dudas cabe! Sólo los necios o los corruptos pudieran contrariar esta ley de la economía humanizada, pues todo está llamado a la cooperación.

Cuando examinamos la historia del Paraguay, como punto de partida de nuestro modesto analisis, comprobamos entre muchas cosas que el término “revolución” ha sufrido desvirtuaciones, “deshonrosas desvirtuaciones” diría yo, puesto que los episodios ocurridos en el largo devenir desde el año de 1870 en realidad constituyeron asonadas,golpes de Estado, cuartelazos,motines, revueltas,ect., y no revolución.

Entendemos por revolución aquellos cambios politicos profundos en la conformación social y económica,generalmente implica un paso adelante en la escala de la organización productiva,puesto que si se da a la inversa será involución y si se manifiesta escalonadamente será evolución.

Pero entonces…¿cómo sabremos si Paraguay necesita de una revolucion cooperativa?

Los cambios que requiere Paraguay son de tal evidencias que sería una perdida de tiempo el exponerlo,correriamos el riesgo de embotarnos.

Todo hombre y mujer bien nacidos en suelo guaraní sabe que las tierras que demandan los campesinos son tierras malhabidas,es este un factor de la produccion que cualquier estudiante de iniciacion de la carrera económica sabe que el latifundio es equivalente de atrazo,es el lastre,el impedimento al proceso de modernidad y desarrollo económico.¿Cuál es su remedio cientifico? La cooperativización de la propiedad y el trabajo fecundo, mancomunado y voluntario.

El sistema cooperativo posee los atributos democráticos más superiores e indiscutibles,goza de la revocación de mandatos por razones de incumpliento de mandatos, en cualquier momento,evitando males mayores.

La distribucion de los bienes en razón al aporte efectivamente ofrendado por cada quien constituye el principio de equidad mas justiciero que pudieramos conocer.

En realidad la revolución cooperativa constituye una construcción procesual consensuada y pacífica, a conveniencia de las necesidades existentes, puesto que funda un eslabon superior en las conformación organizativa económica y política-social que objetivamente demanda el Paraguay, en razón a que la atrofia subdesarrollada actual se superaría así.

Concluiremos, sin esfuerzo extenuante, que la pobreza no es el problema del Paraguay, sino el esquema corruptible que provee una riqueza obsena a minorias antipatriotas.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario