Economía

La globalización llega a CEPSA

Paradojas de la vida, lo que hace unos años era un escándalo nacional ahora resulta que no es más que una operación económica más, sujeta a los vaivenes del mercado y a la inexorable ley de la oferta y la demanda, todos aquellos que pusieron la voz en grito porque España se resquebrajaría si ENDESA era comprada por un atajo de “extranjeros”, ahora no dicen nada cuando CEPSA va a pasar a ser controlada, en su totalidad, por un fondo de inversión árabe.

Y no te creas que voy a criticar la actuación de ahora, no me tomes por loco, sino la de entonces, y la hipocresía demagógica que conllevaba y que ahora ha quedado al descubierto, y es que como dije entonces ENDESA no era de los españoles, sino de los que poseían acciones de la empresa, ni más ni menos.

Por tanto, la compra-venta de acciones de empresas debe de ser el pan nuestro de cada día, y si un fondo de inversión árabe ha decidido que quiere hacerse con el 100% de una empresa española, en origen, como es CEPSA, pues bienvenido sea y sintámonos orgullosos de la eficiencia de nuestras empresas, en lugar de abogar por un espíritu nacionalista reaccionario.

Desde un punto de vista puramente económico, está claro que el fondo de inversión, con sede en Abu Dabi, está buscando hacerse con todos los escalones del negocio del petróleo, que posee en crudo y que ahora lo quiere también en refinado, así como el modelo de negocio de venta final al cliente en las gasolineras. En definitiva, ¿para qué pagar intermediarios cuando el intermediario puedo ser yo mismo?

Una práctica muy habitual en todos los sectores, y que apoyada en la globalización absoluta de la economía ofrece resultados tan variopintos como éste, un ejemplo sin más de que ya no existen fronteras reales para las operaciones económicas, que, como siempre, van por delante de las diplomáticas y de las sociales.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario