Una verdadera líder y Alemania como ejemplo

1
50

 

            Recuerdo que hace bastantes años (soy ya bastante viejo) se habló de dos milagros económicos en Europa; “el alemán y el español”; los dos milagros fueron mentira, puesto que milagros en este mundo… “los que yo he visto no tienen nada de milagroso”. El que nos afectó a los españoles de aquella época y atribuido a Franco, no fue otra cosa que, el saber de aquel hombre al resistir al bloqueo internacional, hasta que los norteamericanos, “vinieron a caer en su brazos”; puesto que necesitaban las imprescindibles bases militares, para contener al comunismo en expansión por Europa y gran parte del mundo. Luego, el saber canalizar la enorme masa de trabajadores en paro y poderlos enviar (con contratos: ojo no se olvide este detalle) a Alemania, Suiza, Francia, Bélgica, Inglaterra y otros; consecuente de ello, “el río de divisas fuertes que nutrieron al tesoro español”. Y luego el saber controlar y acrecentar una industria turística que llegó (y aún sigue) a ser el otro pilar económico de España; puesto que aquí y debido a aquella “feroz” vigilancia… había precios económicos, no había delincuencia; y el sol y las playas eran abundantísimas, y las gentes españolas, sabíamos atender a “los ricos turistas de allende los Pirineos”. Todo ello y bastante bien administrado (ello es una verdad demostrable) motivó el resurgir económico de España y los españoles y en lo que la mayoría participamos; puesto que todo el que quisto trabajar, progresó, de forma que ni soñada sólo pocos años antes “del milagro”.

 

            El otro “milagro” (el alemán) no fue tal, sino que y como ya habían demostrado, los alemanes, cuando tienen un líder válido, son capaces de… ¿Necesito recordarlo? No.

            Pero aún así reflejaré tres etapas cruciales de ese disciplinado y trabajador pueblo. La primera de ellas, la del “Canciller de hierro” (Otto Eduard Leopold von Bismarck) el que (entre otros muchos logros: “también sociales”) supo reunificar al enjambre de pequeños y menos pequeños reinos alemanes y conformar la gran Alemania moderna. La segunda; la época del tan denostado Hitler, que también tuvo su época buena: y de los desastres que dejara la desastrosa República de Weimar, supo, de nuevo, llevar a Alemania a ser una primera potencia mundial… ¿qué después se volvió loco y provocó masacres criticables hasta la saciedad? Sí, pero ello no insta a reconocer la primera etapa de su mandato, que no olvidemos fue por elección pública. Y la tercera y después de ser arrasada la Alemania que dejó éste genocida; es la que hoy luce igualmente como primera potencia mundial e indiscutiblemente la primera de toda Europa… ¿a qué se debió ello?; pues a lo de siempre; inteligencia, disciplina y trabajo; unido a una austeridad y control del gasto superfluo enormes… y también, al que en las épocas duras; señores de “alto copete o de altas carreras técnicas”; no tenían inconveniente en ponerse a descombrar edificios bombardeados y arrasados, codo a codo con el obrero alemán de más baja calificación técnica, que en aquellos momentos se equiparaba con el de la máxima… puesto que trabajaban el línea y en lo mismo. ¿Dónde ha ocurrido eso en el mundo? Yo y por lo que sé, creo que en ningún lugar del planeta.

            En mi época joven, he trabajado con multinacionales alemanas y sé por la propia experiencia que en la empresa alemana, el que vale, vale y se le paga… y el que no, va a la calle, cueste lo que cueste; se exige el trabajo bien hecho y no se permite la haraganería; se cuida y vigila todo y se da confianza con amplitud, al que la merece. Así cualquier empresa siempre es “una máquina muy bien engrasada”; lógico el éxito que obtienen las empresas alemanas, que en conjunto son… “La Empresa Alemania”.

            El día que escribo este, es el mismo en que llega a España la Canciller de la Alemania actual; la que está demostrando con hechos, que tiene poco que envidiar a sus antecesores “positivos” y la que ha venido a “revisar las cuentas de la desastrosa Administración Pública de la España del ya devastador Zapatero”; pero esta señora va a más, puesto que se publica ese mismo día en prensa, lo que sigue.

            “Angela Merkel ha elaborado un Plan de Competitividad que pretende presentar en la Cumbre de la Unión Europea que tendrá lugar este viernes en Bruselas, según informa el semanario alemán Der Spiegel. Dicha iniciativa, que incluye una propuesta de armonización de la legislación fiscal, laboral y de pensiones de los estados miembros, tendría por objeto reducir los desequilibrios existentes entre sus distintos integrantes y, de este modo, salvar el futuro de la eurozona. La propuesta cuenta con el apoyo del líder francés, Nicolas Sarkozy”. (COTIZALIA 03-02-2011)

 

            Parece ser que se va a cumplir lo que ya indiqué yo en un artículo premonitorio, o sea que “mejor que nos adoptaran los alemanes como colonia y que nos arreglaran la sociedad visto la inutilidad de nuestros políticos”; pero… ¿podrá ser ello una realidad?

 

            Me parece un sueño y como tal irrealizable… ¿De qué van a vivir (entonces) los cientos de miles o millones de parásitos que viven en España [posiblemente también en otros países europeos] del dinero público, el que incluso roban y malversan impunemente? ¡Ojalá entrase aquí la disciplina alemana! con todos los inconvenientes que quieran, pero el sistema alemán, ha mostrado en un sólo siglo el que sabe recuperarse de tres devastaciones… por tanto no tienen que demostrar nada, su sistema es de los mejores (o el mejor) de todo el mundo.  

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here