El déficit de las Autonomías

1
46

En tiempos de bonanza, las ineficiencias de gestión no salen a la luz, pero en tiempos de austeridad, el mínimo error, el mínimo desfase en la gestión, provoca graves consecuencias en forma de déficit, que causa estupor en los votantes que les hemos confiado nuestro dinero a través de los impuestos, y desconfianza en los inversores que no entienden de nacionalismos ni de otra cosa más allá que el frío dinero.

El Estado español se había propuesto reducir el déficit a la mínima expresión, y a fe que lo había conseguido, pero le ha salido una piedra en el zapato en forma de Autonomías que no han hecho los deberes tan bien como deberían, en parte por la cercanía de las elecciones autonómicas que les impiden ejecutar los planes de austeridad hasta el final.

Porque la austeridad es impopular, se sobreentiende, y ello lleva al exceso a sólo acordarse de ella cuando vienen maldadas, en tiempos de bonanza nadie recurre a ella, nadie quiere saber nada de posibles medidas de recorte de gasto, porque es fácil gastar, sobre todo cuando es con el dinero de los demás, con el dinero de los contribuyentes.

Y ahí radica uno de los principales problemas del Estado de las Autonomías en España, que se basa en una desmembración excesiva del Estado, provocando duplicidades y áreas de autoridad que una vez conseguidas ya nadie quiere perder. La descentralización es positiva, nadie lo duda, pero una descentralización desde el sentido común, no desde los intereses creados.

El Estado de las Autonomías se fundamentó en el reconocimiento de realidades nacionales históricas, unas reales y otras sobrevenidas, pero ha terminado por convertirse en un zoco de intereses, de poderes localistas y de recreación de reinos de Taifas al amparo de una ley electoral permisiva con los nacionalismos.

Los datos de déficit que hemos conocido no hacen sino certificar la necesidad de una reestructuración profunda del sistema autonómico, racionalizando las competencias y recuperando para el Estado central los derechos fundamentales de los ciudadanos, como son la Educación y la Sanidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here