Sociopolítica

¿Reducir velocidad para consumir menos? Mentira

 

            Por cuanto estamos viendo y padeciendo; se sigue gobernando con la mentira, el engaño, el subterfugio; el ocultar los verdaderos problemas con cada vez más cortinas de humo; las que ya no sirven y los políticos quedan en “cueros vivos”; cosa que no les preocupa en absoluto, puesto que dictatorialmente (que es como obran) les importa un rábano y nos imponen lo primero que se les ocurre; por lo que el tan cacareado “ahorro de gasolina”, es una mentira más.

            Primero por cuanto gasolina sobra en España y desde muchos años atrás, la han tenido que vender al extranjero, al precio que se la han querido pagar; hoy casi las tres cuartas partes de automóviles funcionan con gasóleo; que fue otro engaño más, ya que en principio se compraban Diesel, por cuanto si bien eran de precio más alto, el mucho más bajo precio del carburante, compensaba ello. Eso duró hasta que el voraz Estado, notó el desvío y lo corrigió subiendo cada vez más el gasóleo, que hoy se equipara con el precio de la gasolina… o sea que como lo que se trata es de recaudar cuantos más impuestos mejor; si los automóviles funcionaran con agua, nos la harían pagar al precio que pagamos los carburantes que hoy empleamos; por tanto no se trata de ahorrar nada, el mantenimiento de esta brutal sociedad, está montado en el consumo y el consumo de carburantes es vital para el Estado, puesto que se dice que la mayor parte de lo que pagamos en la gasolinera, va a parar a las arcas estatales y en forma de impuestos.

            Si de verdad se tratara de ahorrar carburantes, el Gobierno en vez de mentirnos tanto y tan seguido, debiera haber declarado lo que él tiene la obligación de practicar; o sea, aplicarse a sí mismo y sus infinitos apéndices lo que dice pretender del indefenso consumidor: a saber.

1)      Reducir y obligar a reducir, la enormidad de vehículos oficiales que pueden ser suprimidos sin que ello afecte a la buena marcha de España y por ejemplo; que tanto el presidente de gobierno, como el del parlamento y del senado, empiecen a ir a dichas cámaras, en servicios públicos y así, el resto del ejército de “apretabotones” que van con coche y chofer. Igualmente el rey, tiene que marcar ejemplo demostrando que en su casa, se consume el mínimo de energía y se pasa a lo necesario y austero.

2)      Que los aviones oficiales, sean empleados para aquellos cometidos en que son imprescindibles y que de verdad son de utilidad al Estado.

3)      Que esos derroches de electricidad que hay en cualquier oficina pública, sean controlados y reducidos al mínimo y como hacemos los indefensos españoles, que apagamos la luz que no necesitamos y por cuanto ya el recibo va siendo algo de lujo y no podemos costearlo.

4)      Que todos los estamentos menores y desde esas ostentosas “autonosuyas” (lo de autonomías ya no se lo cree nadie); las diputaciones, cabildos, ayuntamientos y demás… reduzcan los consumos en igual orden a lo arriba indicado, presentando resultados que acrediten ello fielmente.

Y de esto (y otras cosas a estudiar) el Gobierno no ha dicho ni pío; simplemente y con toda la cara dura del mundo, el “súper ministro de todo”, nos endosó un discurso que por descontado, no se lo cree ni él; pues sólo le faltó decir que… “ajo y agua” (a joderse y aguantarse) que es lo que pacemos desde siempre; el gobernante y en España, jamás a predicado con el ejemplo. Y el último abuso, lo ha cometido Zapatero, simplemente regresando desde los Emiratos Árabes a Madrid, en vez de continuar viaje hacia Túnez (quería dormir con su mujer) lo que hizo al día siguiente, consumiendo nada menos que VEINTE MIL LITROS de carburante; amén de todos los gastos anexos. ¿Cómo se atreve a realizar este abuso mientras a los demás nos obliga a lo que les da la gana? ¿esto es una democracia? No se lo creen ni ellos.

            La realidad es otra; primero decirnos una vez más, lo que ya dijo “el tal” (“lo sé todo de todos” (Rubalcaba) y que no es otra cosa que meter miedo a la gente. Y segundo, ocultar la verdad que subyace; o sea, ahora tener muchos más pretextos para que las multas de carretera y circulación, aumenten; puesto que necesitan mucho más dinero, para seguir dilapidando y malgastando, que es lo que vienen haciendo en toda España (hunos y otros) sin que los controle nadie, ni las leyes que deben existir.

            ¿Qué a los que nos gobiernan les importa mucho el que se mate más gente o menos en las carreteras? Como pretexto y excusa puede caber, pero la realidad no es otra que imponer dictatorialmente y recaudar cada vez más; saben que “los españoles no somos ni tunecinos, ni egipcios, ni marroquíes… y mucho menos libios”.

            Como detalle final, sepa el que no lo sepa, que en países europeos verdaderamente muy avanzados (Holanda); no sólo no han reducido la velocidad en sus autovías o autopistas, sino todo lo contrario, han autorizado ir a mayor velocidad; velocidades que mantienen otros muchos países europeos y no europeos. ¿Para qué se construyeron las costosísimas autovías y autopistas… para qué se fabrican automóviles que con plena seguridad se puede viajar en ellos a 140/150 kmh.?

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario