La refundación del capitalismo era la vuelta al axioma liberal

1
89

Reza el axioma liberal que la mejor regulación es la que no existe, un axioma que se vino abajo con el estallido de la burbuja financiera y con la llegada de la mayor crisis económica que el mundo occidental ha sufrido en los últimos 80 años, una crisis ante la que los liberales dieron un paso atrás y recuperaron los axiomas keynesianos, esos que siempre habían despreciado, como una solución a sus problemas.

Pero lo que parecía una recapacitación, una aceptación del error, no fue más que una mera estrategia para ganar tiempo, un arrepentimiento baldío que sirviera para calmar las aguas tumultuosas en contra del liberalismo que había arrastrado a la economía mundial a la crisis. Un arrepentimiento que se ha ido esfumando a medida que han ido apareciendo los primeros síntomas de recuperación.

Ahora, los liberales vuelven a aparecer, todavía sin fuerza, pero sí con insinuaciones sectarias para los miembros de su estirpe, unos liberales que vuelven a denostar la regulación y a esgrimir la libertad mal entendida como la única vía plausible para un crecimiento económico sostenible.

Se equivocan, como se equivocaron y se equivocarán, el liberalismo económico ignora, por voluntad o condescendencia, los peligros del mercado en plena libertad, un batallón de guerrilleros que no deja prisioneros, un caballo salvaje desbocado al que no se puede direccionar, el mercado necesita regulación que lo controle, porque ni todos los valores sociales son económicos, ni todos los valores económicos se deben de regir por el beneficio pecuniario.

Sin embargo, los movimientos económicos sociales han caído en el error de la defensa de valores sociales y económicos obsoletos que les deslegitiman ante la opinión pública, abonando el camino para el resurgir del liberalismo económico con toda su crudeza y falta de equidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here