A perro flaco…

1
73

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                  

     La verdad es que a diario se producen acontecimientos que te dan que pensar y que en mayor o menor medida hacen que te alteres ante lo que es la realidad de la vida, una realidad, en la mayoría de los casos, que pone de manifiesto lo cruel e injusta que es la sociedad, el hombre.

    Leo en un diario que un parado sexagenario y por tanto con pocas, ninguna, posibilidades de encontrar un trabajo, y que cobra ese subsidio de 425 euros al mes, se ha dedicado, para poder subsistir, a irse al monte a recoger espárragos silvestres, dolorosa tarea ya que te haces polvo las manos con los espinos de la planta, y a recoger caracoles cuando llueve. El hombre vende los manojos de espárragos a 3 euros y el kilo de caracoles a 4 euros. Según declara el interfecto esto lo hace para ganarse la vida honradamente y no tener que robar para vivir. Pero mira por donde se tropieza con la policía local y le recuerdan que en Valencia ciudad está prohibida la venta ambulante y la autoridad le hace saber que los infractores son multados cosa que así hicieron los agentes que le aplicaron una sanción de 1.500 euros, al propio tiempo que le confiscaron 30 manojos de espárragos que había recogido durante tres días. El hombre anda muy apurado y bastante asustado porque no sabe de dónde va a sacar el dinero para pagar la multa. O sea, que pobre pero honrado, responsable y asumiendo su culpa. Aunque la culpa es de la necesidad de subsistir.

   Digo que uno se altera, porque en el mismo día leo que el Tribunal Supremo ha condenado al consejero delegado del Banco de Santander y ex presidente de Banesto, Alfredo Sáenz, a tres meses de arresto y suspensión de su profesión de banquero por ese tiempo y a una multa de 400 euros –en principio la multa era de 27.000 euros y el arresto de 6 meses-. No sé cual será la situación económica del señor Sáenz, seguro que no se parecerá en nada a la del vendedor de espárragos silvestres y de caracoles, pero no he leído que se haya quejado ni preocupado por el montante de la multa ni su imposibilidad de pagarla, sí he leído que va a pedir el indulto al Gobierno por la inhabilitación. Eso de estar parado tres meses debe ser muy duro para un señor banquero que una vez transcurrido ese tiempo volverá a su puesto de consejero delegado del Banco de Santander. El delito cometido por el consejero delegado, según leo, ha sido por acusación falsa. O sea que el consejero delegado del Banco de Santander ha quebrantado la ley al igual que lo ha hecho el vendedor de espárragos y caracoles pero claro, las diferencias sociales y económicas son muy diferentes y ya se sabe aquello que dice que “a perro flaco no le faltan pulgas”. Si además de todo esto uno se acuerda de las prescripciones de casos como el de César Alierta, el ex de Tabacalera, y Carlos Fabra, pues uno aún se altera más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here