Enciende el Planeta

0
37
Enciende el Planeta

No sé, tal vez alguien pueda advertirlo, por qué recordar en estos días de convulsiones sísmicas a Marx estudioso de Epicuro, padre del hedonismo. Es sabido que la tesis doctoral de Karl Marx versó sobre la defensa de la voluntad de Epicuro frente al determinismo de Demócrito.  Es sabido que los 2/3 del Planeta son agua; que el 60%-80% de los seres  son agua. Que el 100% de cuanto alimenta la tierra es agua y aire y sol. Dado que lo húmedo tiende a lo húmedo; que cada ser tiende a su origen, sería natural que el hombre investigara cuanto pudiese para que el tránsito de lo igual a lo igual fuese alimentado por la energía proveniente de lo que le es propio: la luz; el aire; el agua. Pues mire usted por dónde, tal vez por no parecer marxistas, aunque los que se dicen serlo también coinciden a veces con aquellos en la busca  de la energía equivocada, se encaminan dotadísimos  intelectos a  investigaciones sobre fuentes de energía alternativas a las sostenibles: alternativas  a la eólica, hidráulica o  solar. El sábado 26 de marzo  se ha elegido para significar sus 20.30 horas en defensa del Planeta. Apaga la luz, enciende el  Planeta, es el slogan. La Fundación Baile de Civilizaciones también se suma a la iniciativa.  ¿Por qué confiar ciegamente en la investigación humana, sospechando que alguna vez, tal vez en siglos, pueda  empobrecer  el ciclo del uranio enriquecido?  Tenemos por sabido que lo propio no daña y somos agua, aire y sol. Por respeto a  la Tierra, que se mueve, porque está viva; por solidaridad con Japón hoy y con cuantas ciudades pueden ser sepultadas por las fuerzas telúricas mañana;  por las víctimas de la sobreabundancia  de poder que significó el bombardeo Hiroshima y Nagasaki; por Epicuro y por Marx; porque  no sólo es verdad que pulvis eris et in pulverem reverteris, sino que también lo es que nuestro organismo y su hábitat se nutre de la energía que le es  natural: hidráulica, eólica, solar.  Por todo ello, Baile de Civilizaciones enciende el Planeta: No a las nucleares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here