Sociopolítica

Juventudes y… “juventudes”

¿y las de españa? Sí, con minúsculas”

 

            Entiendo hoy, en que la vida del ser humano se ha alargado al doble de lo que no hace mucho podía vivir naturalmente… que la juventud, se puede aplicar a esas dos décadas del hombre y que van de los veinte a los cuarenta… y por aquello que ya escribí hace bastante tiempo y que me dijo un viejo hace muchos años… “el que a los veinte no quiere, no querrá… el que a los treinta no es… no será y el que a los cuarenta no tiene… no tendrá”. Con las excepciones que se quieran, pero considero es una regla aceptable.

            Regla que certifica y confirma el viejo dicho español que asevera que… “de los cuarenta para arriba no te mojes la barriga”.

            Pues bien; en enero y en poco más de una semana, han ocurrido tres hechos bastante trascendentales y en tres países, diametralmente opuestos, cosa muy a tener en cuenta.

            Túnez: La juventud se rebela, sale a la calle en masa y se enfrentan a la dictadura tiránica, de un individuo y clan familiar, que por cuanto se dice; han expoliado al país y de paso han empobrecido a la población, hasta llegar a carencias de primerísima necesidad. Ha habido muertos en cantidad lamentable; pero no han cedido y han logrado; primero echar al tirano, el que en la huída se lleva tonelada y media de oro.

            Tras ganar los rebeldes en la calle, tratan de conformarlos con un nuevo gobierno “lampedusiano” (cambiemos algo para que no cambie nada) y las revueltas siguen, hasta ser rechazados todos los de la cuerda del tirano; al que han logrado embargar las cuentas que poseía en Suiza, no sólo él, sino unas cuantas docenas de su clan familiar y no sé si de más adeptos o cómplices de los robos perpetrados y evasión de capitales.

            Como sabemos, éste no es un país (dijéramos) muy acérrimo al islamismo radical, puesto que bastante europeizado por Francia (yo estuve allí hace ya tiempo) su comportamiento es bastante afín a lo europeo; sin que ello quite la parte religiosa e islámica… y ahí andan… “con la rebelión latente y exigiendo democracia y gobiernos mucho más limpios y controlables”. Es claro que nadie puede hacer de adivino, pero los primeros pasos y muy firmes, los ha dado una vez más, una juventud verdaderamente responsable y que ya no se conforma con palabras y menos con apaleos.

            Tras esa rebelión; “la mecha prende en Egipto”; y al también bastante anquilosado régimen egipcio, se le han sublevado otras masas de jóvenes, que también han pagado con muertos y heridos; y cuando esto escribo, las protestas siguen en la calle y ya veremos como acaban; puesto que en gran medida, ese país depende del turismo Europeo y occidental y si no hay estabilidad; la ruina que ya puedan tener (las protestas son por causas similares a las tunecinas) se va a multiplicar, tan pronto dejase de ir el importantísimo turismo que mantiene la economía egipcia. Aquí si que hay otros problemas de “guerra religiosa”; puesto que existe una importante población de cristianos, algunos de los cuales han sido asesinados y hay luchas intestinas; por lo que si este país que es de una población muy importante en habitantes, al cambiar el régimen, se adueñaran del mismo, los fanáticos musulmanes… “entonces mejor ni pensarlo… puesto que si malo fue enero, seguro que febrero será mucho peor”. Destaquemos que han ido contagiando a otros países musulmanes y ello se ha extendido como un reguero de pólvora encendida. ¿Se estará también actualizando la muy anquilosada religión islámica? ¡Ojalá!

            Pero es que en Europa, en la parte más rica, próspera y formada, cual es Bélgica; también la juventud ha salido a la calle, para enfrentarse a unos políticos que no se ponen de acuerdo, por el viejo problema de las lenguas e idiosincrasias, que ese no muy extenso país tiene como enfermedad interior.

            Y ese es el gran ejemplo de esa juventud belga, que mediante cita por Internet y móviles, han logrado espontáneamente una manifestación que ha rebasado los treinta mil individuos; los que manifestándose en la capital (Bruselas) han recriminado a esos imbéciles políticos, el que ya llevan casi medio año sin formar gobierno. Y lo han logrado un grupo de estudiantes, que incluso y civilizadamente, pidieron que a la manifestación no fuesen ni banderas ni pancartas “separatistas”; puesto que allí y como nos ocurre en España, el peor cáncer que padecen es el regionalismo/separatismo; por lo  que, con gran visión de futuro, estos jóvenes no quieren de ninguna de las maneras esas luchas intestinas que nada bueno traerán. O sea lo de siempre… “que el pueblo va por un camino y los políticos por otro muy diferente” y demasiadas veces a palo limpio.

            Hay otros movimientos en marcha, salvo en España… “donde la juventud, si bien se citan por Internet y por los móviles, desde luego no lo hacen para cosas así… aquí se conforman con el triste “botellón”, la reunión masiva para adorar a algunos ídolos de barro, concentraciones moteras y poco más”; por lo visto quieren que los muchos problemas que tienen y van a seguir teniendo… “se los resuelvan sus papás”: pobrecitos el triste porvenir que tienen, “si no se lo trabajan”.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario