España y otros: cambio y regeneración

1
39

¿No son los españoles los primeros que tienen que regenerarse?

         Se emplea mucho, creo que ya en demasía; la palabra cambio… ¿pero cambio a qué o para qué? ¿la mayoría de españoles de verdad quieren un cambio donde predominen las obligaciones y la justicia al enchufismo, el compadreo, la vagancia y todas las demás lacras que padece españa desde ni se sabe cuantos siglos? Seamos crudos, yo creo que no y el que no lo viera o vea, es que necesita una revisión de ojos y de… cerebro.

            Lo hemos visto en esta nueva época que creíamos nos traería mucho positivo y ha terminado por traernos el muladar y la ruina que soportamos; aquellos que aún caliente el cadáver de Franco, preconizaban palabras excelsas, como “libertad sin ira, igualdad, progreso, justicia”, muchos de ellos “cuasi muertos de hambre” (otros ricos pero querían mucho más) llegados a los centros de poder y decisión, ¿que hicieron, que han hecho, que han dejado de hacer?; todos o casi todos fueron a la trinca, a colocarse privilegios, a considerarse una clase de intocables y una nueva aristocracia del tipo de las épocas absolutistas, donde no caía nada más que el que caía en desgracia del soberano o el valido que gobernaba en nombre del inútil de la época… palabras, palabras, palabras; pero todo ello era el terrible “quítate tú que me ponga yo”; que es lo que sigue imperando.

            Y es que en españa (ya hay que escribirlo con minúsculas) sigue imperando la envidia, la pereza, la vagancia, la mala leche… y en general nadie quiere que la cosa cambie, en su fuero interno lo que la mayoría quiere es el…”QUÍTATE TÚ QUE ME PONGA YO”; por ello aquí iremos de culo aún muchas décadas o centurias; no nos engañemos, aquí queremos que cambie el de enfrente, pero nosotros no y ese es el cáncer que padece españa.

No dudo que esto mismo ocurra en otros muchos países, pero aquí es en forma de plaga, puesto que en cada español hay un dictador cuando no un tirano, un orgulloso omnipotente que quiere que su palabra y deseos sean ley, que le importan dos cojones lo que los demás digan si él posee la fuerza para tapar la boca a todos. Y si no es así, se arrastrará mendigando hasta llegar al lugar que pretende, para lo que empleará todo tipo de medios, aunque sean abyectos.

            ¿Regenerarse españa y los españoles? No me hagan reír, aquí de regenerados o nacidos menos contaminados, lo que hay son los que siempre hubo, minorías que en general son tratados como apestados y como por ejemplo trataron a Goya y otros “afrancesados” de su época, aquí no hay voluntad de que cambie nada, aquí lo que hay es la envidia y el terrible deseo de apoderarse del poder y mandar, mandar, mandar y que le aplaudan al mandamás; o más aún… que “lo chupapolleen” mientras viva y que luego de él, escriban una brillante historia aunque no la merezca, que queden estatuas y cuadros costosos (veamos sobre ello como cada mandatario por ínfimo que sea, se hace costear su retrato (que paga el pueblo) para que pase a la galería de la historia, mientras y como ya ocurre hoy, hay quien ya no tiene ni para comer caliente); esa es españa… y también gran parte del mundo; pero como español, a mi lo primero que me preocupa es mi patria… si es que se puede aún decir patria a “esto”.

            Muchos de los que han gritado y logrado que desaparezcan las estatuas, calles y demás “orgullos” del régimen anterior; en su fuero interno, lo que quieren es ser ellos los que ocupen esos lugares… y es claro que los de su cuerda.

            Vi recientemente en un documental a trabajadores hindúes, haciendo zapatos de lujo, en cuclillas en el suelo, o en estanterías instalados como colocan a las gallinas para que pongan más huevos… Les pagaban lo justo para que no se mueran de hambre y esos zapatos los venden en los mercados de lujo y a precio muy alto.

“Libertad, justicia, igualdad, reciprocidad”  ¿Sabremos de verdad  entender y aplicar todas estas palabras y muchas otras y que una realidad demuestre que se ha llegado a ello? No… la panza y el bolsillo sigue mandando en el ser humano… y ello no tiene remedio… al menos por el momento y a plazo corto, se necesita tiempo, mucho tiempo y preparación de los cerebros, para que los llamados a aplicarlo se conciencien, formen y eduquen para ello… pero viendo lo que hay alrededor y más lejano… mejor no seguir… que siga el lector si así lo prefiere, yo por hoy ya he dicho bastante.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here