Los que gobiernan sólo quieren… “borregos”

0
43

            Lo he comentado infinidad de veces, lo he escrito otras tantas; pero la lucha sigue y los que gobiernan, no quieren libertad; sencillamente por cuanto la temen. Y la temen… sencillamente… por cuanto un ser humano libre y bien formado, es muy difícil de gobernar y mucho más, el ser adoctrinado en doctrina impuesta; al formado hay que convencerlo con razonamientos y no con otro tipo de fuerzas “violentas”.

 

            Aclaro que la tan manoseada y muy prostituida palabra “LIBERTAD”; para mí es la que se logra previa una formación lo más integral posible y que permita al individuo llegar a un grado de madurez, dónde esa libertad es su principal “fuerza de contención”, para no realizar nunca aquello que no debe; lo que no necesita se lo diga nadie, puesto que esa fuerza positiva (también las negativas) las contiene el individuo en su propio ser y vienen con él cuando nace en este mundo y le acompañarán mientras viva en él.

Por tanto libertad no es hacer cada cual lo que mejor le viene en gana y como hoy suele ocurrir con demasiada frecuencia y a todos los niveles o ámbitos donde se vive; motivo por el cual la situación social esté en el estado tan preocupante en que se encuentra, por la decadencia e irresponsabilidad a que se ha llegado.

            Padecemos unos gobiernos más que dictatoriales, tiránicos, y los que disfrazados de “progresistas y empleando en vano la palabra y promesa de libertad”… nos van imponiendo cada vez más control en todo; puesto que se consideran “más sabios que nadie” y ya está bien de abusos. Hay que poner coto y enfrentarse a tales tiranos.

 

            Tiranos que ya no dejan fumar, no dejan beber, no dejan correr, no dejan en definitiva, que sea el individuo el que se controle asimismo; lo que haría en mayoría, si de verdad se le educara y formara y no la deformación que han hecho de la sociedad en general y donde los falsos valores y las necedades es lo que impera.

 ¿Por qué no se puede fumar en un establecimiento acondicionado para ello… por qué no se puede ir a 140 kilómetros por hora en carreteras que soportan ello… por qué se limita la bebida alcohólica a todos por igual, si hay quién puede beber más y conducir mejor que otro con menos bebida… por qué no se legalizan las drogas y la prostitución… por qué se ponen multas de igual cuantía a quienes una de ellas lo hunde, mientras que a otro, le sirve de risa y cachondeo? ¿Por qué nos someten a unas elecciones forzándonos a elegir lotes que otros han elegido?

 

¿Por qué tantas cosas impuestas y sin refrendo de los que las van a soportar? ¿Acaso los que legislan son dioses y no son paridos igual que nosotros por mujer similar a nuestras madres?

 

            Entiendo y sin dudar absolutamente nada… que la libertad del individuo es indiscutible, puesto que proviene de Dios, La Naturaleza, Creación o como quiera que se quiera denominar esa fuerza que nos da el ser y la vida. Por tanto coartar la misma es un delito en la ley natural que rige al ser humano. El que la contraviene, simplemente es un delincuente más; aunque las leyes de los hombres no lo tipifiquen como tal.

             Por tanto es inaceptable cualquier ingerencia en ella y proveniente no sólo de un individuo cualquiera, sino del propio gobierno legalmente constituido, el que (no se olvide) su misión no es dirigir y transformar al individuo contra su voluntad, sino simplemente tutelarlo, darle los medios que pueda y para que él mismo elija su desarrollo y forma de lograrlo; siendo la tutela de sus padres la única autoridad para mientras es menor de edad, dirigirlo; que por lógica (soy padre) siempre irá encaminada a lo mejor que se quiere para un hijo/hija… ¿quién puede dudar ello?

 

              Dejemos la excepción de los padres degenerados, por lo insignificante del número de éstos; en tal caso, sí que la tutela ha de ejercerla el titular del juzgado de su distrito y el que en sustitución de los progenitores, ha de decidir lo mejor para quién o quienes sean… pero (reitero) sin imposición y menos adoctrinamiento determinado de forma exclusiva; puesto que el ser humano ha de tener todas las opciones que le da su libertad natural.

                Limítese el Estado, a facilitar los medios, que la parte de impuestos que todos pagamos, corresponden a cada individuo en su estado y edad y déjense de control o adoctrinamiento: Por tanto lo lógico es que cada individuo recibiera su cheque escolar o universitario en su casa y que éste; eligiera libremente el centro donde lo entregaría para recibir del mismo la enseñanza que pretendiera.

 

            Por tanto… ¡Fuera leyes donde imponen otras medidas que por los absurdas, debiera darles vergüenza el haberlas planteado! ¡Ya está bien de tanta imposición tiránica! ¡Somos hombres y no borregos… convenzámonos de ello! Y he dicho hombres y lo mantengo, puesto que en esa palabra entran ambos sexos; que no olvidemos no son iguales, sino semejantes; palabra muy hermosa y que hoy no se emplea… pero esa es la igualdad… la semejanza… pero con la diferencia de que… “uno engendra y la otra pare”.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here