El pacto económico del Euro

1
35

La tremenda burocracia de la Unión Europea está dándole vueltas y revueltas al tema mientras siguen dejando que Grecia se vaya por el sumidero del pozo económico que ella misma se creó, y todo porque nadie parece querer arriesgar el poder en su propia nación en pos del bien común dentro de la Unión.

Ahí radica el principal problema al que se enfrenta cada día la Unión Europea, en la falta de integración real, apuntando más a la desintegración decisoria en cuanto vienen mal dadas que en una posición común respaldada por todos, por lo que al final cada avance supone una retahíla de reuniones y más reuniones que alargan el problema y ponen nerviosos a los mercados.

Ya va siendo hora de que la Unión Europea se plantee, de verdad, hacia donde quiere ir, porque da la impresión de que las grandes potencias, léase, Francia y Alemania, quieren el beneficio económico sin la obligación fiscal, que los países intermedios, léase España, se alegran de haberse conocido, mientras que los recién llegados demasiado tienen con estar ahí.

La única solución plausible sería una integración total, con un Estado Federal llamado Unión Europea, con un Presidente elegido por sufragio universal por los habitantes de la Unión, y gobiernos estatales en cada nación, de forma que las decisiones se tomaran sobre una base común y sin necesidad de acuerdos en desacuerdo, que es como se toman hoy en día.

Porque lo que tenemos ahora es un grupúsculo de países que toman las decisiones económicas juntos, pero que luego hacen lo que les da la gana en términos políticos. La integración política es fundamental, ya lo he dicho, me repito, pero merece repetirse, para que la Unión Europea acabe pintando algo en el escenario internacional, y se convierta en eje necesario y suficiente para el desarrollo social y económico de sus países miembros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here