Los pequeños siguen sucumbiendo

0
59

En la vida, la sociedad, la política; y tal y como está estructurada, ocurre como cuando se empuña un látigo y se lanza el trallazo… la mayor fuerza destructora o de castigo, la sufre el que recibe “la punta de la tralla”, o sea “el latigazo”. El que mantiene el puño y la parte gruesa del látigo, no sufre apenas nada… “salvo que del mucho uso, terminen por salirle callos en las manos”… y en la política pueden tenerlos “en el alma”; cosa fácil de entender viendo como actúan los que dicen gobernar… que no se lo creen ni ellos, puesto que gobernar es hacerlo con justicia y aquí cada vez lo que se ve y se sufre más, es todo lo contrario… la injusticia y el abandono de los pequeños; o los que sólo tienen sus manos para trabajar y ya ni encuentran un trabajo del tipo que sea.

Nadie pensábamos en la España aún próspera de cuando entramos en el euro… que diez años después, esta españa o españilla de hoy, estaría en la forma en que está, puesto que de seguir así… “nos unimos a Portugal y Grecia en sus ya cuasi quiebras efectivas”. Todo ello gracias a la malísima gestión de la mayoría de inútiles políticos que hemos padecido y seguimos padeciendo; puesto que han arrasado tanto que ahora en las recientes elecciones municipales y autonómicas; se están encontrando cantidad de entes que están más quebrados que otra cosa, puesto que muchos es que ni tienen para pagar a los muchísimos enchufados que han ido colocando en el dinero público.

Pero aquí también padecen el “efecto látigo o tralla”, arriba empleado por mí como metáfora; puesto que los enchufados al dinero público de “medio pelo” hacia arriba; o sea, de los cargos medios a los de más altura; todos cobran y aquí no pasa nada.

En cuanto al particular, al contribuyente real a la economía española, lo que se sigue publicando, es como para echarse a temblar, puesto que es un suma y sigue ya tan preocupante, que uno no se explica como no se conmueven los que de verdad son los responsables y actúan, aunque sea por una sola vez, como españoles que viven en esta españa o españilla de hoy… ¿qué esperan… que las cosas se arreglen solas? Veamos.

“La crisis financiera global sigue lastrando a las empresas españolas y en especial a las PYMES. El tejido empresarial ha disminuido en 10.839 empresas hasta mayo, un 81,94% más que en los primeros cinco meses de 2010. Así lo apunta el ‘Radar empresarial’ realizado por Axesor en el que se especifica que, de las 57.906 empresas a las que afectaron las bajas, el 99,87% -57.834 en términos absolutos- eran pequeñas y medianas empresas. Por otro lado, el informe incide en que los concursos de acreedores aumentaron hasta el mes de mayo un 8,16% interanual. Del total de 2.334 cursos instados, un 98,75% de los procesos corresponden a PYMES -2.305 en términos absolutos-. La cifra ha experimentado un crecimiento del 8,29% en relación a los cinco primeros meses de 2010” (COTIZALIA 06-06-2011).

Es desolador pasear por las calles de tu ciudad y que incluso en las más comerciales, abunden los locales vacíos, cerrados; o los letreros de se alquila, se traspasa, o se vende; las ventas y alquileres están a la baja.

Se nota que el movimiento de ventas decrece y que incluso ya hay una especie de “guerra de precios”, que no es tal guerra, sino que es mucho peor… puesto que algunos (ilusos) bajan precios, creyendo que van a vender más; pero como el vecino o competidor hace lo mismo; al final “ruina para todos”, puesto que si el negocio no recauda lo suficiente para cubrir los gastos, averías, reposiciones, sueldos, seguridad social, impuestos a la voraz fiscalidad estatal y los igualmente voraces ayuntamientos… ¿cómo irá acabando todo? Pues en la ruina que ya “se masca” por esos ambientes y que lo notamos mucho más, aquellos a quienes… “nos nacieron los dientes en el comercio o la industria”.

Y mientras el pésimo gobierno que ha terminado de asolarnos, cuyo mayor responsable, lo han metido en una unidad de cuidados intensivos, cámara acorazada para que nadie lo importune, o congelador hasta que aguante “y no se pudra”… aguanta ya lo inaguantable, sin convocar nuevas elecciones y que otros cojan los despojos que deja, para ver de que forma se puede ir reflotando la desvencijada nave política que es la españilla actual.

El resto de políticos siguen en sus peleas, dedicadas a sostenerse o conquistar mejores puestos y diciendo lo de siempre… “y tú más”… el pueblo, o sea nosotros, algunos muertos de risa, otros con los dientes enclavijados y acordándose de “todas las dinastías de algunos”; otros (los más ilusos o esperanzados) “acampados como beduinos en las plazas públicas” (así se encuentran el día que esto escribo y que está lloviendo “a cántaros”) y en espera que les escuchen en sus reivindicaciones; en fin… de pena.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here