Ciencia

Con solo 16 meses, los bebés ya identifican el origen de un fracaso

Un estudio del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE UU) ha analizado la respuesta de varios bebés de 16 meses cuando su juguete no funcionaba. Los resultados, publicados en la revista Science, muestran que los niños tienen una alta capacidad racional para deducir cuál es el causante del fallo (ellos o el objeto) y, en función de esto, pedir ayuda o explorar otro juguete.

“Uno de los problemas a los que nos enfrentamos con frecuencia cuando interactuamos con el mundo es entender qué aspectos se deben a nuestras acciones o al mundo exterior, lo que es especialmente importante cuando no obtenemos éxito, ya que esta atribución determinará nuestra próxima acción”, declara a SINC Hyowon Gweon, uno de los autores del estudio e investigador del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE UU).

Para analizar la capacidad inductiva y de aprendizaje de los bebés, los investigadores mostraron juguetes de tres colores (verde, amarillo y rojo) a infantes de 16 meses.

Cuando el experto presionó el botón del juguete verde, sonó música, pero cuando lo hicieron los niños, no funcionó. Los pequeños creyeron que cometían un error y cedieron el juguete a sus padres para que les ayudaran. En cambio, cuando los menores recibieron el juguete amarillo y tampoco se oyó música, dedujeron que el juguete no funcionaba y lo intentaron cambiar por el rojo.

“Los niños poseen una alta capacidad para hacer deducciones inductivas con pocos datos, lo que les permite aprender de manera rápida y precisa”, señala el Gweon. Los resultados del estudio, publicado en la revista Science, muestran que “los niños pueden deducir la causa de su fracaso (ellos o el juguete) y actuar de manera racional en función de la causa, pidiendo ayuda o explorando otro juguete”, añade el experto.

Deductivos desde nacimiento

Aunque el estudio se ha realizado en bebés, “los resultados también pueden extenderse a la capacidad de aprendizaje de los adultos con independencia de su edad”, apunta Gweon. Y es que toda persona puede inferir racionalmente la causa de un fallo.

“El ser humano es un aprendiz racional armado con un mecanismo potencial para hacer inferencias inductivas, del que ya disponemos antes de ir a la escuela”, subraya el científico.

Sin embargo, algunos adultos han desarrollado prejuicios sobre sí mismos debido a su interacción con el mundo. Así, “si alguien suele pensar que cuando algo va mal siempre es por su culpa, esta creencia puede anular lo sugerido por el estudio”, puntualiza el investigador.

——————————————–

Disponible vídeo de la noticia

——————————————–

Referencia bibliográfica:

Hyowon Gweon; Laura Schulz. “16-Month-Olds Rationally Infer Causes of Failed Actions”. Science, Vol. 332, 24 de junio de 2011. DOI: 10.1126/science.1204493

Fuente: SINC

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario