Sociopolítica

Del guiño a la pedorreta

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                

    Jueves 30, diez horas de la mañana, me hallo en la cafetería  tomando mi media tostada con un pincho de tortilla de patatas acompañada de un descafeinado con leche con sacarina. A mi lado un amigo leyendo la prensa y de pronto me dice: “Mira Mogica, el periódico dice que Obama va a subirle los impuestos a los ricos”. Le respondo: “Pues que se vayan preparando los pobres”. Pero no es a esto a lo que me quiero referir hoy sino al hecho de que la prensa nos da cuenta de que los principales directivos del nuevo banco, el Bankia, y más concretamente su presidente Rodrigo Rato, su vicepresidente, José Luís Olivas y su consejero delegado Francisco Verdú, se repartirán 10.15 millones de euros anuales en sueldos lo que les supondrá una remuneración fija de 4,08 millones y una variable de 6,07, o sea el total antes citado de 10,15 millones de euros.

     Cuando el personal ve rebajado su sueldo, me refiero a los funcionarios, cuando los pensionistas ven congelada su pensión, aunque hay que reconocer que estos últimos han salido favorecidos pues así “congelada” se les va a conservar mejor, cuando hay gente sin trabajo y además sin cobrar subsidio alguno de paro, y el que lo cobra escasamente le mantiene “vivo” la mitad del mes, cuando se echa a la gente a la calle por no pagar la hipoteca y se le condena a seguir pagándola, cuando el Gobierno insufla dinero a los bancos para que puedan “mantener el tipo” y la gente como antes he dicho va a la calle por no poder seguir haciendo frente a los pagos de su hipoteca sin ningún tipo de ayuda estatal que lo pueda impedir, cuando los indignados del 15M, y también los que ya lo estaban antes de manifestarlo ese día de mayo, protestan por este estado de cosas, vemos como los prebostes de la banca se asignan opíparos sueldos y se limitan a  decir aquello de que: El que venga detrás que arree. La verdad es que no es para indignarse solamente sino para estar más cabreado que un mono.

     Mientras todo esto ocurre vemos como algunos políticos les hacen guiños de complicidad, ya lo decía ayer, a los indignados del 15M, menos mal que a pesar de lo que se diga desde el Partido Popular y su caverna mediática, los indignados no son tontos, al contrario, han demostrado ser muy inteligentes y conocedores de la situación y señalar con el dedo a los culpables de todo lo que está aconteciendo con la economía, principalmente a los banqueros. Muchos son los políticos que han querido “subirse el carro” de los indignados e incluso, como en el caso de Cayo Lara de IU, han intentado capitalizar el movimiento, pero estos les han bajado el “entusiasmo” echándoles algún que otro cubo de agua, como le sucedió al líder de IU, para que despertaran y volvieran a la realidad que no es otra que los indignados también lo están con los políticos. Esto de los guiños a mi me llama la atención pero me indigna más cuando veo que los banqueros en vez de hacerle guiños, no solamente a los del 15M, sino a todos los españoles que lo están pasando mal y que son muchos millones, les hacen pedorretas.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario