Una Glass-Steagal para Europa contra los banqueros

1
39

La llamada Ley Glass-Steagal o Banking Act fue promulgada en 1933 por el gobierno de Franklin D. Roosevelt en los Estados Unidos, con el propósito de dividir la banca de depósito de la banca de  inversión. Este principio de separación, mantenía al margen la banca especulativa de la comercial y evitaba que la banca especulativa se salvara a expensas de la banca comercial. Lamentalemente esta Acta fue abrogada en 1999, abriendo paso al descontrol que condujo a la crisis del 2008 en los Estados Unidos.

El restablecimiento de estos principios de regulación financiera, son necesarios, ante el efecto dominó que estamos viendo del derrumbe del sistema bancario europeo, como parte del derrumbe generalizado del sistema financiero internacional.

En Rüsselsheim, Alemania, el 5 de julio de 2011, durante una serie de reuniones para discutir la actual crisis del sistema financiero internacional, el economista estadounidense Lyndon LaRouche, hizo un llamado para el restablecimiento a nivel internacional de este principio.

Como es sabido, el caso de la llamada “crisis griega”, tiene a toda el sistema bancario europeo al borde del derrumbe. Y las medidas que vienen de parte de los responsables del salvataje, el  Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, sólo están promoviendo la defensa de los intereses de los “inversionistas internacionales”. Ésto, con programas de austeridad en el presupuesto de los Gobiernos, dirigidos principalmente contra los programas sociales y de inversión física, y la promoción del paquete de “reformas estructurales” del F.M.I.

Como se ve en los países asediados  actualmente por esta crisis, el principio es sobreponer los intereses de los bancos miembros del Grupo Inter-Alpha (AIB Group, Banco Espirito Santo, Santander, Societe Generale, ING Bank, Intesa San Paolo, KBC Bank, Nordea, National Bank of Greece, Coomerzbank y The Royal Bank of Scotland), a las obligación constitucional de los Estados de promover el bienestar general de sus pueblos.

Estamos ante una intentona de carácter fascista, de la imposición de medidas financieras contra los ciudadanos europeos. Un ejemplo de ésto, se ve claramente en España, donde se da el desalojo de sus hogares a ciudadanos endeudados, de cuyo destino, los bancos trasnacionales  pretenden ser dueños. Ahí, valerosamente el “Movimiento de los Indignados”, lidereado principalmente por jóvenes, lucha contra ellos, arriesgando el físico.

Estamos presenciando un enfrentamiento entre el Capitalismo Vs. la Democracia. Ahora es necesario una nueva fase de organización de los movimientos de resistencia, a defender el Estado Benefactor como instrumento para la salvaguarda de los ciudadanos. El principio de la Glass-Steagal y botar a la basura a los banqueros, puede ser el comienzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here