Lo último en insultos

0
44

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                   

     El Partido Popular y su caverna mediática acaban de sacar al público la edición de su último fascículo de insultos. En esta ocasión el ejemplar va íntegramente dedicado a Alfredo Pérez Rubalcaba y en el mismo se conjugan el insulto ramplón de mal gusto y de peor estilo, hasta poemas que ponen de manifiesto la “calidad” de los autores.

     El edecán de Mariano Rajoy, Jorge Moragas Sánchez, ha llegado a perder los nervios y desde un ataque de histeria producto de su menopausia ha tildado a Rubalcaba de “enterrador”, “rey del subsuelo” y “paradigma de la decadencia” mientras que un colaborador de “Libertad Digital” que se presenta bajo el seudónimo de Fray Josepho, le ha dedicado un poema que dice así: “ En tiempos del dictador/ vivía un honrado alférez/ que se apellidaba Pérez/ y que fue progenitor/ de un hijo ingrato y traidor/ que no le encuentra caché/ al apellido que fue/ el de su padre difunto/ Pues siendo “Alfredo Pe Punto”/ es solo un hijo de “P”. Como se puede ver, lo último en insultos, lo más “in”.  Por cierto, este tal Fray Josepho, se puede ganar la vida en cualquier esquina equipado con unas gafas oscuras, acompañado de un perrito y con un platillo en la mano. Yo creo que algún céntimo que otro si recogería. Si Campoamor y otros levantaran la cabeza.

     Me han dicho que el grupo de diputados del PP en la Cámara Baja, ha exigido, estos siempre exigiendo, que se le abra expediente al bedel encargado de poner el vaso de agua a los diputados que suben a la tribuna de oradores, por haberle servido un vaso del líquido elemento a Rubalcaba cuando este comenzaba su intervención. Su exigencia la fundamenta en ese principio que dice que  “al enemigo ni agua”.

     La verdad es que Rubalcaba les produce miedo a estos del PP. ¿Tanto miedo le tienen? Aunque más bien creo que es pánico y ello no es por otra causa que por el hecho de que lo único que tienen para enfrentarse a Rubalcaba es a un Rajoy que no es más que un pimiento choricero, dicho sea en el sentido culinario del calificativo y sin ánimo de insultar a nadie,  que poco sabor le va a dar a la salsa. Ahora bien, en el PP se confía en que la crisis no comience a decaer antes de marzo de 2012, porque si así sucede ya pueden ir plegando los toldos y desmontando el chiringuito. No obstante, siempre les quedará Camps.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here