El poder de los pobres

0
42

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                 

        No sé si usted lo leyó, pero hace unos días contaba en uno de mis comentarios que un amigo con el cual estaba tomando un café me dijo: “Mira lo que dice el periódico que Obama les va a subir los impuestos a los ricos”. Mi respuesta fue la siguiente: “Que se preparen los pobres”. Jamás lo hubiera dicho, pero es que uno ya tiene muchos años y ha visto tantas cosas y casos que al final suele acertar en previsiones de futuro.

    La intención de Obama ha quedado en nada, no habrá aumento de impuestos a los ricos, así lo ha acordado con sus adversarios, los republicanos, a fin de que estos le permitan aplicar medidas para evitar que, por primera vez en su historia, los Estados Unidos se declaren en quiebra o suspensión de pagos. El compromiso alcanzado permite al Gobierno elevar el límite de deuda a cambio de fuertes recortes del gasto público que vendrá dado por  la reducción inmediata de un billón de dólares de gastos y no descarta en una segunda fase, la posibilidad de algunas subidas de impuestos imagino que para todos, para los ricos y para los pobres. Ha quedado bien claro en el acuerdo que, en ningún caso, al menos en una primera fase, se aplicarán subidas de impuestos a las mayores fortunas. En cuanto a la reducción del gasto, y como es normal, afectará a los programas sociales más necesarios para los pobres, porque en los Estados Unidos hay más pobres de lo que se piensa, y también incide  este recorte en  la asistencia sanitaria y las ayudas a los impedidos físicos o las familias con escasos recursos. No se prevé ningún recorte del gasto en mantener todo el aparato militarista que los EEUU tienen desplegado a lo largo y ancho de este mundo. La guerra, es la guerra y eso es algo intocable. Los chicos, que no las chicas como dice la canción,  son guerreros

      Es justo reconocer la “bondad” de los criterios que como en este caso de los recortes y subidas de impuestos, emplean los políticos, pues es la forma más adecuada para no dañar a nadie moral y anímicamente, ya que los pobres tan acostumbrados están a serlo que les sabe mal que alguien les pueda favorecer en algo, sin embargo los ricos sí, los ricos sufren estas cosas en lo más profundo de sus bolsillos y les causa tal trauma que les es imposible dormir por las noches y si a algo tenemos derecho las personas, y los ricos más, es a dormir placenteramente. Aunque en el caso de los pobres es muy difícil hacerlo por los aguijonazos que da el hambre. Pero es curioso, son los pobres los que evitan la quiebra económica de un país. ¡Cuánto poder tienen!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here